Hábitos saludables

¿Por qué es mejor el aceite de oliva que el aceite de girasol?

aceite de girasol

Desde la llegada de una la nueva generación de tipos de aceites, como puede ser el de coco, el de argán o el de linaza, en las cocinas españolas tradicionalmente solo había de dos tipos: el aceite de oliva y el de girasol.

El primero, siempre ha gozado de una gran popularidad, siendo el ingrediente estrella de la cocina mediterránea. Sin embargo, el aceite de girasol ha estado considerado como un aceite de inferior categoría.

Pero pese a las sombras que siempre ha arrastrado este tipo de aceite, lo cierto es que, aunque a lo mejor no tiene tantos beneficios como el de oliva, el aceite de girasol también posee propiedades para salud, todo depende del uso que hagamos de él.

Pero, ¿por qué goza de tan mala fama?

Según los expertos en nutrición, la gran diferencia que existe entre estos dos tipos de aceite es que el de girasol aguanta mal las altas temperaturas, frente al de oliva, que sí lo hace, por lo que al cocinar con él, expulsa pronto ciertas toxinas que no son beneficiosas para la salud. Por tanto, podemos decir que para cocinar lo recomendable es utilizar aceite de oliva.

Pese a este inconveniente, la comunidad científica asegura que, a la hora de tomarlo crudo, por ejemplo en ensaladas, el aceite de girasol puede llegar a ser tan nutritivo como el aceite de oliva, tal y como te contamos a continuación:

Propiedades del aceite de girasol

Prueba a aliñar tus ensaladas con aceite de girasol, y además de percibir un sabor más intenso, estarás ayudando a reducir tus niveles de colesterol y triglicéridos, gracias a su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados.

También ralentizarás el envejecimiento, pues el aceite de girasol tiene un alto contenido en vitamina E, que es un antioxidante natural que ayuda a proteger a nuestro organismo de la acción de los radicales libres, ayudando a su vez a prevenir enfermedades degenerativas y cáncer.

Y fuera de la cocina, el aceite de girasol es un ingrediente muy recurrido en la industria cosmética, en especial en la formulación de cremas anti-acné y anti-arrugas, debido a su alto poder de hidratación.

De la misma manera, también está presente en productos empleados como remedio para inflamaciones musculares y dolores articulares, por lo que es frecuente encontrarlo en  productos antiinflamatorios y destinados a masajes.

aceite de girasol

¿Y del aceite de oliva?

Por su parte, el aceite de oliva está considerado el rey de la gastronomía mediterránea, y no es para menos, si observamos sus propiedades.

Estudios científicos han demostrado que el consumo habitual de aceite de oliva puede reducir los casos de diabetes hasta en un 50 %. Esto es debido a que el aceite de oliva contiene grasas saludables que ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre y la producción de insulina.

También el sistema inmunológico se puede ver reforzado por el consumo de este tipo de aceite, pues el de oliva es rico en antioxidantes que ayudan a fortalecer este sistema, evitando la oxidación de las células. A su vez, retrasa el envejecimiento o degeneración del mismo.

El aceite de oliva también puede ser un gran aliado en la lucha contra el colesterol, pues  posee  grasas monoinsaturadas  que aumentan los niveles de colesterol bueno, lo que hace que se reduzcan los excesos del  malo. Además, los médicos aseguran que con tres cucharas al día se pueden disminuir los niveles altos de presión arterial mejorando la circulación sanguínea.

Además, los estudios también confirman que el consumo de aceite de oliva hace que las posibilidades de padecer cáncer se reduzcan debido a su alto contenido de ácido oleico.

Si quieres conocer más a fondo los beneficios que tiene para el organismo el consumo de aceite de oliva, solo tienes que seguir leyendo el siguiente artículo.

Posts relacionados

Deja tu comentario

Comentarios 1

  1. Elizabeth

    Excelente comentario sobre la comparación del aceite de oliva y el aceite de girasol, pues mi esposo aseguraba que al calentar el aceite de oliva perdía sus propiedades.

    Responder