Niños y familia

Aprovecha las rebajas para renovar el armario de los peques

Ahora que han comenzado las rebajas, toca renovar el armario para la próxima temporada. Sobre todo el de los niños, ya que crecen tan rápido que la ropa tiende a quedarles pequeña de un momento a otro, obligando a las mamás a gastar constantemente en prendas nuevas. Por ello, es importante aprovechar los periodos de rebajas para adelantarse con las compras de los siguientes meses.

Abrigos

zara_kids3

Son imprescindibles en épocas de frío y ofrecen descuentos muy apetecibles. Por eso, suelen ser compras populares en las rebajas. Es aconsejable no dejarlos hasta el final porque normalmente no hay demasiadas tallas y arriesgamos a no encontrar la que necesitamos. Entre los abrigos infantiles que están más de moda se encuentran los modelos reversibles con capucha.

También los anoraks en colores chillones, casi siempre impermeables y muy abrigados para combatir el frío. Si buscas diseños populares o específicos, asegúrate de ir cuanto antes a por ellos para evitar quedarte sin ellos.

Calzado

Para muchas mamás, el calzado es la mejor inversión de las rebajas. Debido al movimiento constante de los peques, las pisadas en charcos de agua y barro y los balonazos y patadas jugando al fútbol, es conveniente decantarse por un calzado que garantice calidad, comodidad y duración. Aunque esto, suponga un mayor desembolso para el bolsillo. Las rebajas son la ocasión idónea para adquirir zapatos de alta calidad a un precio más asequible.

zara_kids4

Accesorios

Para combatir las bajas temperaturas es importante que en el armario de los niños no falten complementos invernales como bufandas, guantes, gorros, medias y calcetines. Suponen una inversión pequeña. Además, son prendas que duran muchas temporadas y difícilmente pasan de moda.

Las medias y los calcetines son prendas elásticas que resultan muy prácticas. Esto es debido a que se pueden seguir usando aun subiendo una o dos tallas. A la hora de elegir bufandas y gorros es aconsejable optar por diseños que peguen con todo, ya que generalmente son tallas únicas que se conservan bien durante años.

Una talla más

Para reducir los gastos de los próximos meses se puede optar por comprar prendas de una talla mayor a la normal y así alargar su uso. Esto funciona muy bien con prendas como jerséis o chaquetas, que pueden llevarse  holgadas y quedan bien. Con pantalones, faldas o vestidos conviene no hacerlo porque puede afear el look, pero en caso de que se pueda subir el dobladillo sin estropear la prenda, podría resultar un buen truco para reutilizarla durante los años venideros.

Posts relacionados

Deja tu comentario