Niños y familia

Baby led weaning, una nueva forma de alimentar a tu bebé

baby lead weaning

A partir de los seis meses los pediatras recomiendan abandonar la lactancia exclusiva y complementarla con la introducción alimentos algo más sólidos: frutas, verduras, carne, pescado… Es lo que se conoce como alimentación complementaria. Si bien lo más generalizado es comenzar con las papillas y los potitos, lo cierto es que cada vez coge más fuerza el Baby Led Weaning (BLW), que propone que sean los propios niños quienes descubran por sí mismos los alimentos sin necesidad de triturarlos.

¿Quieres saber más sobre la BLW y cuáles son sus beneficios? Hoy te lo contamos.

Esta nueva metodología de alimentar a los bebés fue creada por Gill Repley, una nutricionista americana, y pronto se ha extendido por todo el mundo, especialmente entre aquellos defensores de la crianza natural.

En principio, practicar el BLW no es nada complicado, solo hay que ofrecerle al bebé la comida en pequeños trozos y dejar que sea él quien la coja con las manos y se la lleve a la boca. De esta manera, probará nuevos sabores, texturas, colores, olores… Es precisamente esta característica tan experimental la que hace que el BLW se le denomine también Alimentación Complementaria Autorregulada por el Bebé, ya que es el propio niño quien va marcando el ritmo en la introducción de alimentos.

¿Beneficios del Baby Led Weaning?

  • Los estudios demuestras que los niños que han sido alimentados con BLW adquieren hábitos de alimentación saludable más pronto que otros niños.
  • El BLW es un gran ejercicio de psicomotricidad, pues favorece la coordinación óculo-manual, la masticación, el movimiento de pinza en las manos…etc.
  • Es un tipo de alimentación complementaria, nunca excluye la lactancia materna o leche de fórmula.

Precauciones que hay que tomar con el BLW

Pese a la sencillez del sistema, lo cierto es que si quieres poner en práctica este método, es importante seguir ciertas pautas:

  • Trozos muy pequeños: aunque la comida no se tritura, tenemos que ofrecer trozos muy pequeños, pues aún hay niños con seis meses que no tienen dientes.
  • Ofrecer los alimentos de uno en uno con el objetivo de descubrir alergias o intolerancias.
  • Alimentos blandos: aunque se trata de que los niños comiencen a comer sólido sin pasar por la fase de puré, es fundamental que los alimentos que les ofrezcamos sean blandos. Por tanto, nada de verduras crudas como la zanahoria, el apio o la ensalada; en frutas, evitar la manzana y la cereza, por ejemplo. Nada de frutos secos o caramelos que no se puedan aplastar en la boca.
  • Tener paciencia: el BLW se basa en respetar los tiempos y el gustos del bebé, por lo que también implica un ejercicio de paciencia para los padres al ver que el niño come mucho más despacio de lo que lo haría tomando un puré o incluso puede no comer, si no le gusta. Si eso pasa, tranquilos, porque la leche materna o de fórmula, le aporta todos los nutrientes que él necesita en estos momentos.

Si por el contrario, sois de los papás que prefieren alimentar a sus pequeños de una manera más convencional, aquí tienes algunos consejos para elegir los potitos y papillas que mejor se adapten a las necesidades de vuestro bebé.

Posts relacionados

Deja tu comentario