Trucos y tips

Cómo elegir un buen colchón

mejor colchón

Dormir es algo vital y súper importante para la salud e importa tanto la calidad como la cantidad de horas. En cuanto a esto último, se recomienda por lo menos dormir ocho horas.

Y es que debemos descansar bien si queremos afrontar el día siguiente llenos de energía. Por eso es recomendable hacer ejercicio, cenar comida ligera y mantener una rutina a la hora de irse a dormir.

La calidad del sueño también es muy importante, por eso descansar en un buen colchón mejorará tu calidad de vida y ahorrarás problemas de espalda.

Pero, hay tanta variedad en el mercado que, ¿cómo podremos elegir el colchón que mejor nos venga? Más allá del gusto personal de cada uno, hay factores que también tienes que tener en cuenta a la hora de elegir uno bueno:

  • Posición en la que duermes: Si sueles dormir boca arriba es mejor que escojas un colchón duro. Si sueles dormir de lado, mejor será un colchón de menor firmeza.
  • Si eres de los que pasas calor, dormirás mejor con un colchón de muelles, ya que son más frescos y ventilan mejor. Por el contrario, los de espuma o visco mantienen más el calor corporal.
  • Tu peso también influye, si pesas bastante con un colchón blando tenderás a hundirte. Por eso necesitarás un colchón firme.
  • Si sueles moverte mucho, es más recomendable un colchón un poco más duro, porque si duermes en un colchón blando, te costará más girar.

Y ya sabiendo esto, te contamos los tipos de colchones que hay y los que mejor te pueden venir para la espalda.

Colchones de muelles

Son los más habituales y han cambiado mucho con el tiempo. Estos colchones aportan firmeza y son perfectos para los que no quieran una base demasiado dura. Además, ahora se les incorpora diferentes capas de acolchado, por lo que se logra diferente adaptabilidad.

Debemos girarlos con frecuencia, por lo menos una vez cada tres meses.

Colchones de espuma

Estos colchones son perfectos para pasar mucho tiempo en la cama ya que ofrecen una gran distribución del peso corporal. En general, si son más blandos y tienen menos densidad, convienen más a niños pequeños y tendrán un peor envejecimiento.

Son los más económicos y buenos aislantes del calor.

Colchones de látex

Son unos colchones que aportan mucha firmeza, pero a su vez, son muy flexibles y se adaptan mucho al contorno del cuerpo. Son perfectos para los que duermen en pareja, porque absorbe mucho los movimientos del cuerpo. También son muy recomendables para la gente que sufre alergias, porque se evitan los ácaros que puedan aparecer en su interior.

Estos colchones suelen ser más caros y muy pesados, lo que hace más complicado manejarlos.

Si has leído hasta aquí quizás sea porque estés interesado en comprar un buen colchón. Nosotros te ofrecemos una amplia gama en nuestro área de descanso de Oportunidades Día, a precios imbatibles.

Posts relacionados

Deja tu comentario