Hábitos saludables

Qué son los cachelos y cuáles son las mejores patatas para hacerlos

cachelos

Los cachelos son un indispensable en gran parte de los platos más típicos de Galicia.
¿O acaso alguien se imagina comer pulpo o lacón a la gallega sin la compañía de unos deliciosos cachelos?

Pero, ¿en qué consisten los cachelos?
Hoy nos centramos en uno de los manjares de la gastronomía gallega. Descubrimos qué son y cuál es su receta.

¿Qué son los cachelos?

Antiguamente, se llamaba cachelo al trozo de patata que se plantaba para el cultivo. Pero con el paso del tiempo, se llama a la forma de cocinar las patatas.

Sin embargo, esto no significa lo mismo en toda Galicia. Así, para las personas que viven en el interior, para que una patata pueda denominarse cachelo, éstas han de ser cocidas en agua con sal. Mientras que para los gallegos que viven en la costa, son las patatas cocidas con piel.

Y ahora bien, ¿todas las patatas pueden ser cachelos? ¿Cuáles son las mejores patatas para hacer cachelos?

En España hay más de 100 especies diferentes de patatas y éstas se pueden clasificar, entre otros criterios, por su idoneidad a la hora de cocer, freír o asar.
En este caso, que es para cocer, las mejores patatas son de la variedad Monalisa y Kennebec, las conocidas como “patatas viejas”, que se caracterizan por tener una carne muy fina y textura poco harinosa.
Son ideales para cocinados lentos, como es el de la cocción.

Receta para saber cómo hacer los cachelos

Y ahora que ya sabemos qué son los cachelos y cuáles son las mejores patatas para hacerlos, ¿qué os parece si los probamos? Para ello, te contamos cómo se hacen los cachelos a la gallega.

  • Lo primero que hay que hacer es lavar la patata para quitar cualquier resto de tierra y sin quitarlas la piel, ponlas en una cazuela con agua y sal.
  • A continuación, deja que se cuezan durante 20-25 minutos dependiendo de la variedad de las patatas. Cuando hayan pasado 20 minutos, comprueba si están cocidos con un palillo o con un cuchillo. Si entra y sale con facilidad, ya estarán cocidos.
  • Cuando tengamos los cachelos cocidos, apagamos el fuego y los retiramos con una espumadera. Escurrimos el agua de la olla y volvemos a colocarlos en la olla tapados con un paño durante un par de minutos para que acaben de secarse.

En el caso de que los utilices como guarnición, lo mejor es que les quites la piel y los trocees al gusto.

Como hemos dicho antes, los cachelos son la guarnición tradicional para el pulpo a la gallega. Así que ahora que ya tienes listas las patatas, es el momento de preparar el pulpo. Para ayudarte en la tarea, te recordamos la receta del pulpo a la gallega.
El resultado será tan espectacular que el sabor te transportará a la mismísima Galicia.

Si quieres otro plato gallego también con patatas, echa un vistazo a esta receta tradicional gallega de lacón con grelos. ¡Toda una delicia!

Leave a Reply