Moda y belleza

Cavitación y presoterapia: adiós a la celulitis

cavitación y presoterapia

A pesar de estar en plena operación bikini, muchas de nosotras no conseguimos eliminar del todo esa grasa acumulada en varias zonas de nuestro cuerpo, como en glúteos, abdomen y piernas.

Seguro que has oído hablar de millones de cremas anticelulíticas y de ejercicios específicos para conseguir eliminar la dichosa celulitis. Pero hoy, te traemos un extra de ayuda para conseguir de una vez por todas que desaparezca la piel de naranja.

Cavitación y presoterapia, ¿te suena verdad? Son dos términos que se oyen mucho últimamente y están muy de moda entre las celebrities. Y sí, es totalmente accesible para el resto de las mortales.

Primero debes conocer en qué consisten estas dos famosas técnicas.

La cavitación, o más conocida como la liposucción sin cirugía, se realiza con ultrasonidos de baja frecuencia (KHZ). Así, se consigue penetrar hasta el tejido adiposo, que es la capa más profunda de la piel, y gracias a ello se consigue bajar de peso con mayor rapidez, ya que las frecuencias hacen que la grasa sea más líquida y más fácil de eliminar.

La presoterapia, en cambio, es una técnica totalmente distinta. Consiste en la estimulación del sistema linfático, mediante la presión de puntos localizados. Resulta eficaz para combatir la mala circulación, la retención de líquidos o la celulitis.

Ambos tratamientos suelen tener una duración de unos 30 minutos, y se realizan principalmente en centros médicos o centros de belleza y estética. También es muy importante tener en cuenta, que debes combinarlo con una dieta sana, ejercicio, un consumo adecuado de agua y bajo consumo de sal.

Por otro lado, existen los masajes drenantes que los puedes realizar tu misma en casa. Este método ayuda a mejorar la circulación, a combatir la retención de líquidos y la celulitis. Está indicado, especialmente, para casos de celulitis denominada blanda o edematosa en la que prima la retención de líquidos.

Para ello, simplemente debes concienciarte de que tienes que llevarlo a cabo a diario para conseguir unos buenos resultados.

¿Cómo realizarlo? Tan sencillo como aplicarte crema en las manos y en la zona a tratar, realizar masajes circulares en dirección a la circulación de la sangre, es decir, en dirección a donde se encuentra tu corazón. Deberás hacer bastante presión sobre la zona y durante 10 minutos. Puedes dejarlo como una rutina de noche, antes de irte a dormir.

Si combinas varios de los métodos, notarás resultados espectaculares en muy poco tiempo.

Posts relacionados

Deja tu comentario