Trucos y tips

Descubre las claves para ahorrar en calefacción este invierno

como ahorrar en calefaccion

Con el frío ya instalado en nuestra vida, es hora de encender la calefacción. Y aunque disfrutar de infusiones calentitas está muy bien, lo cierto es que no es suficiente para entrar en calor en los días de invierno. Sin embargo, disfrutar de temperaturas cálidas en casa puede acarrearte un buen susto al recibir la factura de la calefacción. Afortunadamente, hoy vamos a darte algunas claves con las que conseguir ahorrar en calefacción este invierno.  Y además de a tu bolsillo, estarás ayudando al Planeta debido al ahorro energético que estas medidas suponen. ¿Cómo ahorrar en calefacción? ¿Es posible? Descubre los detalles.

Pon la casa a 21ºC como máximo

Por mucho frío que haga fuera, la temperatura ideal para calentar un hogar oscila entre los 19 y 21 grados. Los estudios energéticos que hay al respecto confirmar que a partir de 21ºC, cada grado que se aumente eleva un 7% el gasto de energía. Por la noche, el calor de todo el día se mantiene, por lo que puedes bajar la calefacción hasta 15 o 17 grados.

Termostato digital, tu gran aliado

La mejor manera de conseguir que tu casa esté a esta temperatura exactamente es contar con un termostato digital, mucho más preciso en las mediciones. Aunque los analógicos aún estén presentes en las casas, lo cierto es que no consiguen medir la temperatura con la exactitud de los digitales y como ya hemos visto antes, un grado de diferencia puede suponer un aumento del gasto realmente considerable a fin de mes.

termostato digitalAbrígate también en casa

Tener la calefacción muy alta y estar en manga corta es un derroche económico y también energético. Lo más responsable es programar la calefacción a 21ºC y ponerte ropa de abrigo si todavía tienes frío.

Pon un horario a la calefacción

Y si tienes la temperatura idónea, un termostato digital que así lo avale y estás moderadamente abrigado…  no es necesario que tengas la calefacción todo el día puesta, especialmente si no vas a estar en casa. De hecho, un buena forma de calentar la casa sin necesidad de dejarla en funcionamiento, es programarla un tiempo antes de que llegues a casa.

Conserva el calor

Para ahorrar en calefacción, tan importante es calentar la casa como mantener la temperatura. Para ello, aprovecha las horas de luz todo lo que puedas y al llegar la noche, baja las persianas y corre las cortinas de nuevo para así evitar que se vaya el calor acumulado durante el día. Y a la hora de ventilar las habitaciones, será suficiente con que abras las ventanas unos 5 o 10 minutos aproximadamente.

Mantenimiento de la calefacción

En este post dedicado al ahorro en calefacción no podemos olvidarnos del hecho de que tanto caldera como el resto de la instalación, ya sea radiadores, suelo radiante…etc, debe estar en perfectas condiciones. Y eso pasa por hacer una revisión y un seguimiento antes, durante y después del invierno: purgar los radiadores, ver si tiene alguna filtración o escape….

Si el problema es que la caldera es antigua, nuestra recomendación es que la cambies por otra nueva que sea mucho más eficiente. Es decir, que caliente más y consuma menos energía y, por tanto, sea más económica. Te advertimos que no son baratas, pero puedes acogerte a alguno de los muchos planes renove que existen o bien a las ofertas vigentes en fechas especiales como son las del Cyber Monday, que además se celebra hoy.

Tienes que tener un buen sistema de aislamiento

Además del punto anterior, para evitar que la casa se enfríe de nuevo, y así poder ahorrar en calefacción, es fundamental contar con un buen sistema de aislamiento. Puertas y ventanas deben encajar y cerrar perfectamente para evitar escapes de calor. Afortunadamente, el mercado cada vez ofrece alternativas más perfectas, orientadas a hacer de las casas lugares lo más sostenibles posibles.

Y en el caso de que notes que una puerta no encaja como debiera o descubras una rendija no dudes en repararla. Tú mismo o con ayuda de un profesional. Te aseguramos que es una inversión que amortizarás enseguida.

Y ahora que ya sabes que ahorrar en calefacción es posible, ¿Por qué no haces lo mismo con el resto de las partidas domésticas? Además, ahora que la Navidad se aproxima, estos trucos para ahorrar te permitirán afrontar los gastos que se avecinan con mayor desahogo.

Posts relacionados

Leave a Reply