Moda y belleza

Cómo aliviar el dolor de los tacones

aliviar dolor de los tacones

Llega la Navidad y con ella, numerosas cenas y eventos a los que debemos de acudir elegantes. Los zapatos de tacón se convierten en un elemento imprescindible en nuestro look. Con ellos consigues un toque más sofisticado y elegante.

El principal problema lo encontramos en que muchos son incómodos y no aguantamos muchas horas sobre ellos. ¿Nunca os ha pasado volver a casa antes de tiempo por el dolor de pies?

Para evitar que esto suceda, te contamos algunos truquitos para que puedas aguantar más tiempo con zapatos.

Trucos para prevenir el dolor

Coloca plantillas o almohadillas en los tacones que vayas a utilizar, conseguirás acolchar tus pisadas. En el caso de utilizar unas sandalias o zapatos abiertos lo mejor será que utilices las plantillas de silicona. No se verán y aliviarán la presión que ejerce el peso de nuestro cuerpo en esta zona.

tacones

Haz ejercicios antes de salir de casa. Camina descalza unos minutos antes de ponerlos, haz estiramientos de gemelos y mueve los dedos. También es aconsejable ponerse en puntillas varias veces. Con estos ejercicios conseguirás un calentamiento previo para que tus pies aguanten mejor el dolor de los zapatos.

Elige bien los tacones que vayas a utilizar. Piensa cuál es el plan que vas a hacer, cuánto tienes que caminar o estar de pie y busca en tu armario los zapatos que mejor se adecúen al plan. Los zapatos con plataforma mantendrán tu pie más plano, por lo que el dolor será menor.

Alivia el dolor de después

Pese a estas recomendaciones, llegas a casa y tus pies están molidos. El daño ha sido algo inevitable ¿qué puedes hacer?

Prepara un recipiente con agua tibia, sal y aceites. Introduce tus pies y déjalos reposar unos minutos, sécalos y masajéalos con tu crema favorita. Preferiblemente elige una crema que sea refrescante, la menta y el eucalipto pueden ser una buena opción. ¡Escoge la crema que más te guste en tu tienda Clarel!

descansar los pies

Crea tu propio recipiente de hidromasaje. Busca unas cuantas piedras de río pulidas y de tamaño medio. Añade agua tibia y mete ambos pies. Comienza moviendo la planta de los pies y los dedos por encima de las piedras. Poco a poco vete ejerciendo presión sobre ellas. Conseguirás un efecto masaje, muy relajante para tus pies.

Alterna baños de agua fría y caliente. Siéntate en el borde de la bañera e introduce los pies cinco minutos en agua fría y otros cinco en agua caliente. Repite esa acción tres veces. Te ayudará a mejorar la circulación y a aliviar el dolor.

¿Vosotras qué trucos tenéis para aguantar con tacones todo el día? Cuéntanoslo en tus comentarios. 😉

Deja tu comentario