Belleza

Cómo crear un exfoliante casero para la piel

Exfoliantes caseros para la piel

Comienza la época de tostarnos al sol y hay que tener especial cuidado con nuestra piel. Sobre todo, debemos eliminar aquellas células muertas para que la piel se vea radiante. Por eso vamos a ver cómo fabricar nuestro propio exfoliante y así poder lucir un moreno radiante este verano.

Además, podrás utilizar productos que tienes en casa para, además de cuidarte, ¡ahorrar!

Exfoliante de plátano

El exfoliante de plátano es perfecto para conseguir una piel suave e iluminada.

Ingredientes:

Simplemente deberás aplastar un plátano hasta que queden como puré. A continuación, echa 4 cucharadas de azúcar y mezcla hasta que quede una pasta. Si ves que quede muy aguada sigue añadiendo azúcar hasta tener una consistencia pastosa.

A la hora de aplicarlo es mejor que lo hagas con la piel limpia, previamente lavada con agua templada para que los poros se abran. Después, aplica el exfoliante y déjalo durante unos minutos. Pasado este tiempo, aclara y aplícate crema hidratante.

Si solo te quieres echar el exfoliante en la cara, basta con echarse el plátano, no lo mezcles con el azúcar.

Este exfoliante podrás hacerlo 2 veces a la semana, tampoco es bueno abusar de ello.

Exfoliante casero para la piel

Exfoliante de menta para los labios

Para aquellas personas a las que se les seca mucho los labios con el sol, tienen que probar el exfoliante de menta. Así, lucirás unos labios jugosos y totalmente sanos.

Ingredientes:

Mezcla en un bol media cucharada de aceite de oliva, media cucharada de azúcar y dos gotas de aceite de menta. Aplica la mezcla en los labios suavemente mediante masajes circulares. Es importante tenerlo solamente durante dos minutos, ya que los labios son muy sensibles. Después, enjuaga y aplica vaselina para que los labios queden hidratados.

Exfoliante de avena y yogur

La avena y el yogur son dos elementos que no faltan en la cocina, por eso ¡vamos a hacer un exfoliante con ellos!

Ingredientes:

Comenzaremos moliendo media taza de avena. Después, añadimos un yogur y una cucharada de azúcar. Lo mezclaremos todo hasta que quede una pasta y nos lo aplicamos en la piel mediante un masaje circular. Pasados unos minutos, aclaramos. La piel tiene que estar limpia antes de aplicar el exfoliante.

Como ves es muy sencillo y económico tener la piel suave y brillante. Puedes coger los productos que tienes en casa para hacer tu propio exfoliante casero. Ya no hay excusas, nuestra piel es el mayor tesoro que tenemos y hay que cuidarla.

Si por el contrario prefieres un exfoliante tradicional, puedes encontrar los mejores en tu tienda Clarel más cercana 😉

 

 

Posts relacionados

Deja tu comentario