Niños y familia

Cómo elegir la cuna de nuestro bebé

La cuna representa un factor importante en el crecimiento de un bebé.

Durante sus primeros años, es el principal foco de descanso del pequeño. Por ello, es imprescindible asegurarse de optar por una cuna que cumpla todos los requisitos esenciales para garantizar, a todas horas, el descanso, comodidad y seguridad del pequeño.

Debido a que un bebé utilizará la cuna desde su nacimiento hasta cumplidos los 3 años, aproximadamente, la elección de la cuna perfecta es un tema que ha de ser evaluado con tiempo.

Existen ciertas pautas que recomendamos seguir a toda costa, con el fin de ayudarte a encontrar una cuna que responda bien a las necesidades de tu bebé, y las tuyas propias.

cuna bebé

Factores en la elección

A la hora de elegir, destacamos los factores más importantes a considerar.

  • Siempre, acude a un centro de calidad reconocida.
  • Asegúrate de que la cuna siempre cumpla la normal europea de seguridad.
  • La altura interior del somier debe ser de 60 cm en la posición más baja y de 30 cm en la más alta.
  • La separación entre ambos barrotes de la barandilla deben oscilar entre 4,5 cm y 6.6 cm.
  • Asegúrate de que la cuna, las pinturas y detalles están compuestos por materiales atóxicos.
  • En caso de que la cuna tenga ruedas, recuerda que, al menos la mitad, tengan frenos. ¡No querremos que la cuna salga rodando mientras dormimos!
  • Evita que los embellecedores puedan introducirse en un cilindro de 31,7 mm de diámetro por 47,1 mm de largo.
  • A la hora de colocarla en el cuarto, es vital que entre los bordes de la cuna y el colchón, haya un espacio igual o inferior a 2 cm.

Una vez esté hecha la compra, es imprescindible sacar el máximo partido a la cuna. A continuación, te desvelamos algunos trucos prácticos para maximizar la comodidad y salud del pequeño.

Consejos de uso

Evitar colocar objetos que estén al alcance del bebé. Al cabo de los meses se podrá poner de rodillas, y comenzará a levantarse, pudiendo alcanzar con la mano cualquier objeto que esté lo suficientemente cerca. Por su seguridad, ¡todo fuera!

Cuando tengamos que colocar la cuna en la habitación, es muy recomendable no ponerla pegada a una ventana. No solo aumenta la sensación de frío, sino que debido a un exceso de luminosidad, el bebé puede encontrar dificultades a la hora de dormir.

Asimismo, es aconsejable colocar la cuna relativamente alejada del radiador. De este modo el bebé siempre mantendrá una temperatura óptima, sin extremos. La temperatura es un factor importantísimo para lograr un descanso y desarrollo corporal apropiado.

Deja tu comentario