Trucos y tips

Cómo hacer un ambientador casero y natural

El aroma de una casa es muy importante para conseguir la tranquilidad que queremos tener una vez que llegamos tras un día duro de trabajo. Pero no solo eso: es una carta de presentación, tan importante como la limpieza, el orden o la decoración, a la hora de sorprender a tus invitados.

Así que, te dejamos algunas ideas sencillas y económicas para que puedas hacer unos ambientadores caseros muy sorprendentes.

Portavelas de canela

La canela es perfecta para aromatizar una casa con los toques suaves y afrodisíacos que desprende. La opción que te planteamos, es muy sencilla y versátil. Además, te servirá también como vela para iluminar una velada romántica en casa.

Necesitas un vaso pequeño de vidrio, una vela pequeña, un buen puñado de ramas de canela, un cordón de aspecto rústico y unas gomas elásticas. Empieza rodeando el vaso con las ramas de canela, ayúdate de una o dos gomas elásticas para que no se te caigan. Ponlas alineadas con el fondo del vaso.

Una vez que lo tengas rodeado, haz un bonito lazo con cordón rústico. Puedes recortar los extremos o añadir cordones de diferentes colores.

Añade la vela en el interior y, con el calor que desprende al estar encendida, conseguiremos que la canela desarrolle todos sus aromas.

Ambientador de naranja

¿A quién no le encanta el aroma que se queda impregnado en los dedos tras comer una naranja? Otra de las opciones para hacer tu propio ambientador, es utilizar las pieles de la naranja. Junto a ellas, necesitas una varilla donde insertarlas y una fuente de calor, que puede ser la calefacción. No te olvides de que la temporada de la naranja son los meses fríos del año.

Pincha las cascaras en una varilla que se pueda moldear con las manos. Ponla, con ayuda de unas pinzas bonitas, en un radiador. El calor esparcirá el aroma de las naranjas por toda la casa.

Por cierto, después las pieles secas te pueden servir como decoración en jarrones o fuentes de cristal para los centros de mesa.

Aroma de lavanda

Saquitos con hierbas aromáticas

Este consejo puede recordar a las abuelas, y es que no hay nadie más sabio que ellas con todos los trucos que esconden. Vas a necesitar una bolsita de tela pequeña, como un pequeño saquito, que tenga un cordel para atar y que la tela deje entrever pequeños agujeritos.

Después, sal al campo o incluso al parque o jardín, ya que en muchos de ellos crecen hierbas aromáticas entre sus plantas. Lo más habitual será conseguir lavanda, romero, laurel o tomillo.

Mete en las bolsitas de tela las hierbas aromáticas que más te gusten. Repártelas por la casa o, incluso, dentro de cajones o armarios. Además, ayudan a combatir las polillas de una forma natural.

Combatir los malos olores con café

No todos los ambientadores desprenden aromas, sino que otros sirven como neutralizadores de los malos olores, absorbiéndolos. El café es un ingrediente que solemos tomar muy a menudo, y es un perfecto combatiente aliado de nuestro propósito.

¿Y cómo lo puedes utilizar? Es muy sencillo, por ejemplo en sitios como la nevera, puedes poner el café en un frasco abierto. En otros lugares, como el baño, en un jarrón como si fuese tierra, junto a unas bonitas flores.

Posts relacionados

Deja tu comentario

Comentarios 3

  1. buena noche :
    felicitaciones me a encantados todas aquellas ideas, lo que no entendí un poco es la de radiador.

    Responder
    • Redacción

      Hola, Edi. El calor del radiador cuando está encendido hace que el olor de las naranjas sea más intenso y se note más. ¡Gracias por tu comentario! 🙂

      Responder
  2. Maribel Ferrero

    Me han sorprendido gratamente todas estas maravillosas sugerencia, ideas y consejos.

    Muchas gracias, me vienen de maravilla.

    Un cordial sludo.

    Responder