Trucos y tips

Trucos infalibles para lavar y secar las almohadas

como lavar almohadas

Siempre hablamos de la necesidad de airear los colchones, pero ¿qué pasa con las almohadas? ¿Cómo se lavan? ¿Se pueden meter en la lavadora? ¿Cómo se limpian las almohadas de plumas? Pues bien, dedicamos el post de hoy a dar respuesta a éstas y otras muchas preguntas sobre cómo lavar las almohadas.

Por regla general, las almohadas no necesitan ser lavadas con tanta frecuencia como las sábanas, pero debes saber que en las almohadas también se hospedan ácaros y bacterias, por lo que sí es aconsejable limpiarlas como poco una vez al año o después de haber tenido una enfermedad vírica. Ahora bien, ¿cómo lavar las almohadas? Pues eso depende del tipo de almohada. No es lo mismo limpiar una almohada sintética que una de plumas. Vamos a verlo con más detenimiento.

Cómo lavar almohadas en la lavadora

La gran mayoría de las almohadas del mercado son de fibra, y por tanto se pueden meter en la lavadora siguiendo las indicaciones del fabricante que vienen en la etiqueta. La temperatura adecuada para lavar almohadas está comprendida entre 30 °C y 40 °C utilizando un programa para prendas delicadas. Después, déjala secar en un sitio plano y seco.

como lavar almohadas en la lavadora

Cómo lavar almohadas de plumas

Las almohadas de látex, viscoelástica y las de plumas no pueden lavarse en la lavadora. En este caso la tarea de limpieza es algo más pesada porque hay que hacerlo a mano.

Para ello, pon agua tibia en un recipiente grande o en la bañera. Añade un poco de detergente para prendas delicadas y agítalo. A continuación, introduce la almohada y frótala ligeramente. A continuación, sácala y escúrrela lo máximo que puedas para quitarle el exceso de agua.

Para secarla, colócala en una superficie plana y no la expongas al sol directamente. Y por supuesto, ¡nada de secadora!

¿Cómo lavar fundas de almohada amarillentas?

Ya sea por el sudor o la saliva, las fundas de las almohadas comienzan a adquirir cierta tonalidad amarillenta. Devolverles su color original es posible con el siguiente truco.

Mete la funda en el bombo de la lavadora y en el cajetín, introduce, además del detergente, una taza de blanqueador casero con los siguientes ingredientes:

-3 litros de agua

-125ml de jugo de limón

-250 ml de agua oxigenada

Lo mezclas todo bien y utiliza solo una taza de este compuesto. Introdúcelo junto al detergente y programa la lavadora para que haga dos enjuagues. ¡Notarás la diferencia!

Dormir en una cama con sábanas recién puestas y que todo huela a limpio es un verdadero placer y además propicia que duermas mejor. No obstante, para disfrutar de un sueño largo y reparador, no olvides echar un vistazo a estos consejos para dormir bien. ¡Felices sueños!

Posts relacionados

Leave a Reply