Trucos y tips

Cómo limpiar un radiador a la perfección

como limpiar radiador

Las temperaturas empiezan a bajar y a más de uno ya le ha pasado por la mente la idea de encender la calefacción. Pues bien, antes de hacerlo, hay que saber cómo limpiar los radiadores para que estos desprendan el calor adecuadamente y no nos den ningún quebradero de cabeza durante el invierno.

Cómo limpiar los radiadores de casa

Lo primero que debes saber, es que los radiadores se limpian tanto por fuera como por dentro, es decir, entre los elementos que lo conforman. La limpieza externa es muy rápida, pues basta con pasar un plumero por la superficie. Como puedes suponer, este proceso dura apenas un par de minutos y seguro que lo haces periódicamente durante todo el año.

Pero, ¿cómo se limpian los radiadores por dentro?

Limpiar un radiador por dentro es una tarea más entretenida que la anterior, pero es muy importante hacerla para asegurarnos del buen funcionamiento del radiador, ya que a un radiador sucio por dentro le cuesta mucho más calentar ya que el calor tiene que sobrepasar la barrera de la suciedad. Además, el polvo, al quemarse, desprende un olor muy desagradable. Por estas razones, es fundamental limpiar los radiadores por dentro como mínimo una vez al año.  

  1. Para comenzar la limpieza, asegúrate de que los radiadores están apagados y totalmente fríos.
  2. A continuación, utiliza un instrumento limpiador de radiadores y pásalo entre los elementos del radiador. Si hay mucha suciedad, puedes mojar este artilugio en un limpiador multiusos diluido en agua. En este caso, déjalo secar durante unas horas antes de poner en funcionamiento la calefacción, para evitar que el limpiador se evapore con el calor.
  3. Para asegurarte de que no queda rastro de polvo, pasa la aspiradora. Algunos aparatos incluyen boquillas muy estrechas que permiten introducirlos entre los elementos. Si no es tu caso, pon la boquilla en la parte superior del radiador para que pueda aspirar cualquier resquicio de polvo.

Así de sencillo es limpiar los radiadores de casa.

Cómo purgar los radiadores

Y tras explicarte cómo se limpia un radiador, toca el turno de purgarlo, para que así quede completa la operación “puesta a punto de los radiadores”.

  1. Para ello, comienza por el radiador más cercano a la caldera, y abre la válvula con un destornillador para que salga el aire que se ha almacenado en su interior durante estos meses de inactividad.
  2. Junto al aire saldrá agua, por lo que es importante que tengas a mano un recipiente para recogerla debajo de la llave.
  3. Cuando el chorro sea fluido querrá decir que ya no queda aire, por lo que tienes que cerrar la válvula de nuevo y seguir con el resto de radiadores de la casa.

Cuando termines, dirígete a la caldera y asegúrate que la presión se encuentra entre 1 y 1.5 bar. Si está por debajo, abre la llave para que el aparato coja agua.

purgar radiadores

Ahora, tu radiador ya está limpio y purgado, así que es hora de encender la calefacción. Pero ¡ojo! ten mucho cuidado de ponerlos muy calientes si no quieres recibir una factura que te “deje helado”.  Te recordamos algunos trucos para mantener tu casa caliente y ahorrar en calefacción.

Posts relacionados

Comments 1

  1. Marisol

    Los azulejos de la cocina después de lavarlos con un producto con algo de jabón, poner otro cubo con agua y bastante vinagre, aclararlos bien y, secar con un trapo. Se pega menos la grasa, duran más tiempo limpios. Los azulejos del baño, al no tener nada más que polvo, los limpio con agua y vinagre, en un cubo pongo medio vaso de los de agua de vinagre, seco con un trapo y listo. El vinagre que uso es el normal de la marca Dia, también sirve para el aderezo de alimentos. Para limpiar cristales que no tengan mucha suciedad, poner medio cubo de agua se añade una taza de café de vinagre, lavar los cristales con ese agua y secar con un trapo de sábana de algodón, de esta manera quedan mejor que con ningún limpiacristales, se mantienen más tiempo brillante.

    Responder

Leave a Reply