Trucos y tips

Cómo limpiar toldos y persianas

Seamos sinceros… a nadie, o a casi nadie, le gusta limpiar toldos y persianas. Y desafortunadamente, la realidad es que, aunque resulte aburrido, hay que hacerlo. Pero… no pongas esa cara, ¡traemos buenas noticias!

Debido a que no necesitan un mantenimiento constante, no hace falta pegarse una paliza extrema todas las semanas para dejarlos limpios. Con abrirlos por completo una vez cada tres o cuatro meses, y darles un repaso en condiciones, será suficiente.

Si te paras a pensarlo, es uno de los primeros detalles visibles del exterior de una casa, así que es importante que estén en buen estado. Hemos averiguado algunos trucos prácticos y sencillos para dejar los toldos y persianas impolutos sin demasiado esfuerzo. ¿Quieres descubrirlos? Sigue leyendo 😉

Toldos impecables

Si son de plástico, lo más efectivo es limpiarlos a base de agua y jabón. Es recomendable utilizar una bayeta o trapo húmedo para ello, ya que tendrás que humedecerlo en agua para retirar la suciedad y estos materiales son los más absorbentes. Para alcanzar zonas escondidas o difíciles, ayúdate de una manguera u otro mecanismo de agua a presión.

Por otro lado, si están confeccionados con lona, requerirán un trato distinto. Este material, debido a que un tejido muy pesado, necesita algo más que un baño de agua y jabón. Para eliminar manchas, añádele amoniaco a esta mezcla jabonosa y con un cepillo o escoba, frota suavemente el material hasta que desaparezca.

Para absorber toda la suciedad, polvo y tierra acumulada, la solución más eficaz es recurrir a un aspirador. Si no tienes, puedes optar por un quitapolvo o recogedor, que aunque requieren más esfuerzo por tu parte, hacen la labor. En caso de no tener ni uno ni otro, utiliza una toalla y sacude el polvo a golpes. Suena algo raro, pero irá desapareciendo… ¡prometido!

… Y persianas relucientes

Las persianas, la clara alternativa a los toldos, se fabrican con distintos materiales. Generalmente, las encontramos en plástico, madera o metálicas, y en función de esto, necesitarán un tipo de limpieza u otra.

limpieza toldos

Si son de plástico, el proceso será igual que con toldos de plástico. Un poco de agua y jabón, y una esponja, dejarán la persiana reluciente como el primer día. En cambio, si están hechas de madera o metal, tendrás que contar con un paño y productos específicos para madera, o alcohol para persianas de metal.

Si necesitas llegar a rincones escondidos, haz lo mismo que con los toldos, pero utiliza el sentido común para elegir el método más apropiado y no dañar el material. Aunque sepas limpiarlos, siempre has de tener en cuenta dos factores muy importantes:

  • Si no alcanzas el toldo o la persiana, de ninguna manera te plantees ponerte a hacer equilibrios. ¡Es peligrosísimo! En su lugar, contrata a una empresa especializada para que se encargue.
  • Recuerda que los toldos y persianas sirven para tapar el sol, no para frenar la lluvia. Si llueve, recógelos. Sobre todo si son de lona… o podrán estropearse.

Posts relacionados

Deja tu comentario

Comentarios 4

  1. Muy buen consejo y simples, sin duda ea algo que se debe hacer para que nuestro toldo pase como nuevo.
    Saludos Cordiales.

    Responder
  2. Muy buen artículo, para limpiar la lona de los Toldos el jabon a utilizar debe ser neutro para no dañar las fibras, un saludo.

    Responder