Trucos y tips

Descubre como planchar una camisa sin plancha

como planchar una camisa sin plancha

¿Se puede planchar sin plancha? Seguramente te has hecho esta pregunta en más de una ocasión, ¿verdad? Es lógico pensarlo teniendo en cuenta que planchar puede que sea una de las tareas domésticas que menos gustan. Si tú te encuentras dentro de estas personas, puedes estar contenta porque hoy vamos a mostrarme cómo es posible eliminar las arrugas de la ropa sin necesidad de utilizar la plancha.   ¿Quieres descubrirlo?

Cómo planchar una camisa sin plancha

Probablemente, las camisas, junto con los pantalones, son prendas que necesariamente necesitan ser planchadas, y además no es tarea fácil que queden sin arrugas. Afortunadamente, la plancha de vapor vertical ha facilitado mucho la tarea, pues con un pase de plancha, la ropa queda lisa sin necesidad de descolgarla de la percha.

Sin embargo, si quieres saber cómo planchar una camisa sin plancha, existen otras formas de conseguir eliminar las antiestéticas arrugas de las camisas o de cualquier otra prenda sin sufrir una sesión de planchado. ¡Toma nota!

Elimina las arrugas de la camisa a golpe de secador

Además de para secarte el pelo, el secador puede ayudarte a planchar la camisa. Para ello, cuelga la prenda en una percha y aplica el calor del secador por toda la camisa, dirigiéndolo por todas las arrugas.

Es posible que alguna zona no haya quedado completamente lisa. Para corregirlo, prueba a usar la plancha del pelo, especialmente efectiva en la zona de los cuellos y pliegues de difícil alcance. Para comprobar su eficacia, solo tienes que sujetar con la plancha la zona arrugada y aplicar el calor a temperatura media durante varios segundos. Al retirarla, descubrirás cómo esa arruga ha desaparecido.

Agua pulverizada con vinagre

¿Te has probado la camisa y se ha arrugado un poquito? No hace falta que la vuelvas a lavar y planchar, déjala de nuevo impecable pulverizando un poquito de agua con vinagre sobre la arruga. Cuando se seque, la zona volverá a estar lisa o al menos se difuminarán las arrugas más marcadas.

Vapor de ducha, plánchate la ropa mientras te bañas

Aunque parezca difícil es posible darse una ducha y planchar a la vez. Para ello, pon la ropa cerca de la ducha de tal forma que le llegue el vapor del agua caliente pero no se mojen. Cuando termines de ducharte, tú estarás limpio y tu ropa estará lista para que te la pongas.

Este método no es el más rápido, pero sí uno de los más conocidos, efectivos y utilizados para dejar la ropa como recién planchada.

No obstante, existen prendas especialmente delicadas a las que no se les puede someter a este tipo de procesos, ya sea por el tejido con el que están elaboradas o por los apliques decorativos que tienen, como pueden ser las perlas. En este caso, descubre cómo planchar tu ropa con pedrería o adornos sin riesgo de que se estropeen.

Posts relacionados

Deja tu comentario