Moda y belleza

Cómo preparar los pies para el verano

En este post hablamos de zapatos imprescindibles para los próximos meses. Así que, ¿qué mejor que ayudarte a lucirlos con unos pies sanos y bonitos?

Durante el verano, los pies están más expuestos al calor, al agua, a superficies de todo tipo y a calzados de diferentes medidas y materiales. Por ello, es importante que les dediquemos una atención extra, manteniéndolos saludables y con una estética impecable.

Sigue nuestros 7 consejos para conseguir unos pies cuidados y sácalos a relucir esta temporada.

Prepara los pies en verano

pasear por la playa

  1. Utiliza agua fría para lavarlos y asegúrate de pasar la toalla después, hasta que queden completamente secos.
  2. Manténlos hidratados. Es esencial que cuidemos los pies a diario, con una crema hidratante que se corresponda a nuestro tipo de piel. Lo mejor es consultar a un farmacéutico o dermatólogo para adquirir una idea más concisa sobre el producto que necesitamos.
  3. Para eliminar durezas, exfolia antes de ducharte, ya que ayuda a deshacerse de piel muerta, y después frota medio limón durante la ducha diaria. También se pueden utilizar exfoliantes ya preparados, hechos con ingredientes y aromas de todo tipo, o bien crear un exfoliante casero a base de crema hidratante y sal gorda.
  4. Una vez a la semana, sumerge los pies en agua templada con jabón. Combinándolo con aceites esenciales, productos o pastillas específicas, podemos lograr tratamientos para diferentes situaciones. Entre otros, la menta para calmar los pies hinchados, la lavanda para relajarlos y el romero para prevenir el olor y sudor.
  5. Los polvos de talco son una solución fantástica para luchar contra las rozaduras y ampollas. Sobre todo con zapatos apretados, bajos o de tiras, las heridas aparecen más fácilmente. Por ello, aconsejamos esparcir talco por los pies, antes de calzarse, para proteger las zonas de fricción.
  6. Para lucir pies bonitos y envidiados, también hay que cuidar las uñas. Córtalas, límalas y corrígelas siempre que sea necesario. Píntalas con colores de temporada y combina diferentes tipos para un resultado más chic y llamativo. Pero ¡ojo!, no es recomendable tenerlas pintadas constantemente, al igual que las de las manos, ya que se componen de una proteína llamada keratina, que les prohíbe respirar. Así que recuerda dadles un respiro de vez en cuando.
  7. Si tienes la opción de pasear por la orilla de la playa, hazlo a diario. Andar en estas condiciones, de modo que el agua roce el tobillo, es beneficioso en tres maneras: estimula la circulación de la sangre, moldea la planta de los pies correctamente y permite que la arena actúe como exfoliante.

No seas tímido, ¡y saca a tus pies de paseo!

Posts relacionados

Deja tu comentario