Hábitos saludables

Cómo prevenir y aliviar las agujetas

¡Agujetas! ¿Quién no las ha sufrido en algún momento?

Las agujetas son un dolor muscular tardío que surge a causa de microlesiones musculares y tendinosas. En otras palabras, son roturas de fibras musculares, que a su vez, ocurren cuando un músculo se somete a un esfuerzo mayor del que está acostumbrado.

Generalmente, las agujetas aparecen entre 12 y 48 horas después de la actividad, y duran entre 3 y 7 días, aunque dependerá del esfuerzo realizado. Mientras que si nos mantenemos en reposo el dolor desaparece, éste aumentará cada vez que estiremos o contraigamos músculos.

¿Cómo prevenirlas?

Si tienes pensado hacer esfuerzo físico, existen formas de prepararte para prevenir agujetas y dolores musculares del post-ejercicio:

  • La clave principal es calentar antes de comenzar. Esta preparación previa ayuda a los músculos a adaptarse al esfuerzo al que se van a someter.
  • Hay que asegurarse de hacer ejercicio progresivo, aumentando la intensidad poco a poco. Llevarnos al límite no solo hará que nos cansemos más rápido, sino que aparecerán agujetas y estaremos en un estado de malestar físico durante los próximos días.
  • Para no frenar de golpe, también habrá que enfriar los músculos al terminar la sesión, con estiramientos suaves en todas las partes del cuerpo.
  • Si vas a practicar cardio, recuerda incrementar la intensidad máximo un 10% por semana, para que el cuerpo se acostumbre. De igual manera, con ejercicios de fuerza, es conveniente ir aumentando los pesos muy poco a poco.

¿Cómo aliviarlas?

Aunque siempre será preferible prevenirlas, también es importante conocer el procedimiento para aliviar las agujetas, en caso de que ya sea demasiado tarde.

Si te has excedido con el ejercicio, estos son los consejos que te damos:

  • Hacer ejercicios aeróbicos en el mismo lugar de las agujetas, pero con menor intensidad, para aumentar el flujo sanguíneo en la zona y facilitar la recuperación.
  • Reposar y descansar siempre es una de las mejores soluciones. Aliviará el dolor y te ayudará a recuperar fuerzas.
  • Para reducir la inflamación, realiza estiramientos y masajes suaves sobre el músculo afectado. Muchos consideran el yoga un deporte efectivo para aliviar las agujetas. Relaja el cuerpo y la mente. 🙂

Masaje

  • Aunque suene evidente, es vital no realizar esfuerzo intenso hasta que las agujetas hayan desaparecido por completo, para evitar recaer.
  • Mantenerse hidratado también calmará el dolor. Se recomienda beber mucho agua y aplicarse frío en las zonas afectadas, jugando con el contraste de temperaturas.
  • Si el dolor no desaparece, se puede recurrir a cremas o medicamentos antiinflamatorios que aceleren el proceso de recuperación. O si el dolor es demasiado fuerte, acudir al médico.
  • Para reducir la inflamación, realiza estiramientos y masajes suaves sobre el músculo afectado. Muchos consideran el yoga un deporte efectivo para aliviar las agujetas. Relaja el cuerpo y la mente. 🙂

Definitivamente, hacer ejercicio es importante.

Pero lo que es más importante todavía es comprender y respetar nuestra capacidad física. Poco a poco, tu cuerpo te irá pidiendo un mayor esfuerzo, al que deberás ir adaptándote sin excesos, para adquirir mayor flexibilidad y fortaleza en los músculos.

Posts relacionados

Deja tu comentario