Trucos y tips

Cómo proteger tu ordenador de un virus

Por más que queramos, ya no podemos negar que el otoño ya está aquí. Caen las hojas, empieza a hacer frío, sacamos las mantas… y la gripe comienza a causar estragos. Estamos en plena temporada de vacunación para prevenir los efectos de este virus, así que hemos pensado que es un buen momento para iniciar otra campaña más: la de prevención de los virus… ¡informáticos!

Cuando uno de estos programas ataca tu móvil y ordenador, puedes llegar a perder documentos importantes e, incluso, pueden robarte información privada. ¡Hasta pueden controlar tu webcam para espiarte!

No, no es cuestión de vivir en una eterna paranoia. Pero es mejor tomar ciertas precauciones.

Lo básico: instala un antivirus

Es el equivalente para un ordenador a esa vacuna de la gripe de la que hablábamos antes: no funciona el 100% de las veces, pero ayuda a minimizar los riesgos.

Existen muchas opciones tanto de pago como gratuitas. En el primer grupo, destacan algunos como ESET Smart Security y Norton Security. Si lo prefieres, siempre puedes optar por otros como Avast, que tienen versiones que te puedes descargar sin ningún coste.

virus ordenador

¡Ah! Ten en cuenta que, cada día, aparecen nuevas amenazas, por lo que debes actualizar regularmente tu antivirus para que esté preparado para combatirlos.

Descarga siempre desde sitios seguros

Siempre que tengas que bajarte un programa de internet, intenta hacerlo desde su web oficial o desde algún servicio como la Apple Store o Google Play. En muchas páginas, las descargas llevan archivos maliciosos ocultos en los archivos de instalación (troyanos) o, directamente, son virus.

Hay pocas cosas que son gratis y, si bien puede ser que consigas un programa caro pirata sin apoquinar ni un céntimo, el precio puede ser la salud de tu ordenador.

No, no te ha tocado un millón de euros

Seguro que alguna vez te ha llegado algún e-mail en el que te dicen que has ganado un premio y en el que te piden que accedas a un enlace para reclamarlo. Pues bien: esos enlaces, casi con toda seguridad, pondrán en serio peligro tu PC si los abres.

cómo proteger tu ordenador de virus

Es más, ni siquiera hace falta que pulses el enlace. Existen maneras de esconder un virus en un e-mail para que comience a actuar solo con abrirlo. Verifica quién es el remitente antes de leer cualquier mensaje y elimina directamente los mensajes que provengan de fuentes sospechosas.

Haz copias de seguridad

Por muchas precauciones que se tomen, nadie está a salvo al 100%. Por eso es recomendable que, periódicamente, hagas copias de seguridad de la información que tienes guardada en tu equipo. Para ello, puedes utilizar un disco duro externo.

Esta práctica te permitirá amortiguar los daños causados por un posible virus que afecte a tu ordenador, ya que podrás recuperar cualquier archivo que pueda verse afectado.

En definitiva: vale más prevenir que curar. ¿Eres lo suficientemente cuidadoso? ¿Llevas a la práctica alguna de estas medidas de seguridad?

Posts relacionados

Deja tu comentario

Comentarios 1

  1. M.A.G.B.

    Para mi, los «virus» como se conocían a las subrutinas o programas que atacaban directamente al Pc ya no existen. Los primeros programas que verdaderamente realizaban estos actos era un software realizado principalmente en lenguaje ensamblador capaz de actuar sobre el hardware directamente (Tarjetas gráficas, controladoras de disco duro, BIOS, etc…). Con los nuevos sistemas operativos desarrollados en anillos que nos abstraen capa a capa de su núcleo y el contacto directo con el hardware es muy difícil el ataque de estos programas.
    Es cierto que hoy en día existen otras formas de atentar contra otros equipos estén donde estén. Existen programas malignos denominados malware, troyanos, gusanos, etc que a lo sumo pueden robar la información contenida en nuestros ordenadores, apagar/encender una webcam o micrófono, etc. Y sobre todo estos programas no los suelen detectar ningún antivirus y suelen ser los propios usuarios quienes los instalan como una aplicación cualquiera sin darse cuenta de que lo están haciendo. Suelen trabajar en segundo plano, y sólo son perceptibles cuando ralentizan nuestros equipos con procesos que necesitan mucha carga de cpu o memoria.

    Responder