Trucos y tips

Cómo pulir suelos de madera

¿Tienes parqué en casa y te gustaría que luciese como el primer día? Con el paso del tiempo, la madera puede ir perdiendo lustre y quedándose apagada. Si quieres que tu suelo recupere su brillo, tal vez debas plantearte pulirlo.

Existen varias maneras de hacerlo. Una de ellas es con una máquina pulidora especial. Se trata de un aparato muy caro y que, aunque puede alquilarse en determinados establecimientos, no es tan sencillo de utilizar.

¿Entonces… qué puedes hacer si no tienes acceso a este tipo de maquinaria especial?

No te preocupes. Hay otra opción que, aunque es más laboriosa, también da unos resultados excelentes.
Si optas por ella, el primer paso es apartar los muebles y objetos de decoración y proteger todas las zonas sensibles con papel y cinta de carrocero, exactamente igual que harías si fueras a pintar las paredes.

A continuación, hay que limpiar bien a fondo el suelo. Quita todo el polvo con una aspiradora y elimina las manchas que pueda haber con productos especiales para madera.
Después comienza el verdadero trabajo: con ayuda de una herramienta lijadora tendrás que dar varias pasadas a cada tabla de madera hasta conseguir levantar la capa de barniz antiguo que las recubre.

suelos

Es recomendable lijar siempre en paralelo a los tablones y no cambiar en ningún momento la dirección en la que lo hacemos. Esto evitará dejar marcas y rayar el material.

Una vez que hayamos terminado esta tarea, toca volver a limpiar. Es importante recoger todas las virutas y el polvillo que pueda haberse desprendido durante el proceso. Este es, también, el momento adecuado para reparar posibles desperfectos que hayan podido aparecer en el parqué a causa del uso (si tiene agujeros, por ejemplo, puedes utilizar una pasta especial para rellenar huecos en la madera).

Con el suelo ya limpio y reparado, aplica una primera capa del barniz, la que más te guste. Déjalo secar y lija suavemente (sin quitar el producto) para que no queden impurezas. Posteriormente tendrás que aplicar una segunda y última capa. Recuerda que el tiempo de secado del barniz, si bien depende del fabricante, suele oscilar entre las diez y las doce horas. Consúltalo siempre en las instrucciones del envase para asegurarte.

Y recuerda, manténlo siempre fuera del alcance de los niños. ¡No queremos incidentes!

Siguiendo estos pasos conseguirás volver a tener un suelo prácticamente nuevo y reluciente. ¿Te animas a probarlo?

Posts relacionados

Deja tu comentario