Trucos y tips

Descubre cómo quitar las manchas de tinta de la ropa

manchas de tinta

¿A quién no se le ha salido la tinta del boli alguna vez y ha manchado su prenda favorita? Si esto te sucede habitualmente o aún no, no entres en estado de pánico y recuerda que tiene solución. Porque, aunque en ese momento no lo parezca, es posible eliminar todas esas manchas. ¡Incluso de la ropa blanca! ¿Quieres descubrir cómo se quitan las manchas de tinta de la ropa? Hoy te lo contamos.

La primera opción, como es natural, es elegir el quitamanchas más indicado para eliminar este tipo de manchas. Sin embargo, también tienes que saber que existen otras opciones que también te van a ayudar a salir del apuro sin riesgos para la prenda y con total efectividad.

Como sucede con otro tipo de manchas, la clave para “vencer” a la tinta es actuar con la mayor rapidez posible, pues posee ciertos pigmentos que penetran y se secan rápidamente, lo que le hace más difícil de eliminar. Así que en cuanto te des cuenta de que te has manchado, retira el exceso ayudándote de papel de cocina para que la absorba.

A continuación, y dependiendo del material del que esté hecho la prenda y del tipo de tinta del que se trate, hay que elegir el producto que más convenga.

¿Con qué productos se quitan las manchas de tinta?

Para las manchas de tinta con base de agua, lo mejor es mojar con agua la zona sucia y aplicar un poco de detergente. Tras unos minutos, mete la prenda en la lavadora.

Si la tinta es de bolígrafo será más complicado de quitar. Pero para lograrlo, impregna un algodón con alcohol de farmacia y aplícalo sobre la mancha. Con un algodón limpio absorbe la tinta. Repite el proceso tantas  veces sean necesarias. Cuando veas que ya no hay rastro de mancha, lava la prenda de forma habitual. Y si ves que aún queda algo de tinta, prueba con quitaesmaltes.

Y para las manchas más resistentes o bien para tejidos no sintéticos, puedes utilizar amoniaco. La manera de hacerlo es diluir una parte de amoniaco en dos de agua. Remoja la prenda en la mezcla y después en vinagre, para neutralizar el amoniaco. ¡Y adiós a la mancha!

Leche para la lana

Si el tejido es lana, lo mejor es limpiar la mancha con leche. Para ello, pon un poco de leche en un cuenco y sumerge la zona a tratar en él. A medida que veas que la leche va cogiendo color, tírala y pon leche de nuevo. De no ser así, la mancha se extenderá. Cuando termines, ya puedes lavar tu ropa con un jabón especial para lana.

lechePara el cuero, usa zumos

El cuero es un material delicado y como tal hay que tratarlo. Así que, si has tenido la mala suerte de que la tinta del bolígrafo te ha caído sobre una chaqueta o una falda de cuero de color oscuro, frota la zona con zumo de limón o con zumo de tomate. Incluso puedes combinar ambas frutas. Deja medio tomate sobre la mancha durante una media hora aproximadamente. Después, pasa un trapo mojado con agua de limón y verás que queda como nuevo.

En el caso de que se trate de piel de tono claro, frota con leche o con limón, e insiste sobre la zona hasta que no quede rastro de tinta. En este caso, es posible que de tanto frotar la piel se quede un poco reseca, devuélvele su esplendor aplicando un poquito de crema hidratante.

Arroz para el algodón

Si la ropa es de algodón blanco, prueba a utilizar un poco de arroz. La mejor manera de eliminar la mancha es frotando los granos sobre la tinta. Después de un rato y bastante paciencia, notarás que la suciedad empieza a eliminarse. Después, lávalo con normalidad.

Y si es de color, prueba a aplicar un poquito de glicerina. Verás que en poco tiempo la mancha de tinta será solo un mal recuerdo.

Y si después de quitar la tinta de la ropa blanca notas que la prenda no tiene esa blancura que tanto te gusta, prueba a seguir estos consejos sobre cómo blanquear la ropa blanca.

Posts relacionados

Deja tu comentario