Moda y belleza

Cómo reducir la aparición de pecas en verano

Sombrero, crema y gafas

Las pecas son acumulaciones de pigmento que aparecen por todo el cuerpo, pero en particular en el rostro y en los hombros. Son más frecuentes entre personas de tez muy clara, pero también pueden aparecer en otro tipo de pieles más oscuras. Las pecas no son peligrosas, pero sí son un indicativo de que nuestra piel es más sensible a la radiación solar y tenemos que tener especial cuidado. Algunas personas también se acomplejan a nivel estético debido a ellas, ya que en exceso, pueden parecer manchas en la cara. Son inevitables, pero sí hay formas de reducir su aparición.

Protegerse es primordial

Las pecas, igual que el bronceado, aparecen con la exposición al sol. Por eso, si quieres minimizarlas, utiliza un factor de protección solar muy alto. Las pieles claras necesitan al menos un FPS 30 para bloquear de forma eficaz los rayos UVA y UVB. Las pecas aparecerán en menor medida cuando la barrera de protección es más fuerte. Así que, seguramente sea una buena idea apostar por un índice de protección 50.

tomando el sol con sombrero

Además de la crema solar, para una protección extra, hay multitud de accesorios a los que puedes recurrir. Un sombrero de ala grande le da sombra al rostro para que no esté expuesto directamente al sol. Además, con unas gafas de sol grandes añades otra barrera más que protege parte de la cara, además de los ojos. Llévalos en la playa, en la piscina o cuando salgas a dar paseos.

Otra recomendación es la de evitar las horas centrales del día, en las que el sol está más alto y, por tanto, emite radiación con más fuerza. Trata de no tomar el sol entre las diez de la mañana y las cuatro de la tarde.

Tratamientos caseros para aclararlas

Para eliminar las pecas por completo es necesario recurrir a tratamientos en clínicas de dermatología. Pero, existen formas caseras de aclararlas ligeramente para que no se noten tanto. El zumo de limón tiene propiedades blanqueantes y sirve para aclarar manchas en la piel.

Exprime un limón y aplica el zumo directamente sobre la piel. Evita la zona de los ojos si estás intentando aclarar las pecas de la cara. Deja actuar unos minutos y después lava la piel con agua. Repite este proceso varias veces por semana y verás cómo poco a poco se van aclarando. Este tratamiento también reduce las marcas de acné y otras irregularidades en la pigmentación, y no es nada agresivo.

Las pecas son parte de nuestra genética, por lo que, si nos crean un complejo, no podemos evitar que aparezcan por completo sin recurrir a tratamientos de cirugía estética. Sin embargo, podemos hacer cuanto está en nuestra mano para mantenerlas bajo control.

Imagen vía Maybelline.

Posts relacionados

Deja tu comentario