Hábitos saludables

Consejos para empezar a correr

consejos para comenzar a correr

Con el buen tiempo, nos apetece más hacer ejercicio al aire libre y ¿por qué no? Ponernos el reto de correr alguna carrera benéfica, pero para ello hay que entrenar e ir cogiendo fondo físico.

El ejercicio es bueno para la salud siempre que se practique con regularidad y con moderación, como casi todo en la vida.

Si quieres empezar a correr, te damos una serie de consejos para que saques el máximo partido a la actividad.

Empieza con calma

El primer día debes tomártelo con calma. Lo primero es lo primero, así que es mejor ir despacio al principio que intentar alcanzar la luna sin estar preparado. Si te exiges mucho desde un primer momento, corres el riesgo de desmotivarte.

Plantéatelo como una toma de contacto, haciendo una o varias series de carrera muy suave y deteniéndote antes de llegar a la meta si fuera necesario. No vayas al límite.

El truco de andar y correr para adaptarte

Si no estás acostumbrado a correr, lo mejor es que empieces con series cortas de andar y correr. Para ello, empieza con una caminata seguida de una pequeña carrera: por ejemplo, alterna series de 4 minutos caminando seguidos de 1 minuto de carrera.

Además, así podrás descansar entre serie y serie sin necesidad de pararte, con lo que mantendrás tu cuerpo a punto.

Con el tiempo podrás ir aumentando la duración de las series de carrera y disminuir la cantidad de periodos de caminata. Poco a poco irás mejorando, así que si eres paciente verás cómo al final podrás hacer incluso series de 45 minutos sin detenerte.

¿Con qué frecuencia debes salir a correr?

Lo más recomendable es entrenar como mínimo dos veces a la semana. Una sola sesión no es suficiente para desarrollar el hábito del ejercicio físico.

Cuando vayas mejorando puedes incrementar el ritmo a tres veces por semana, y a partir de ahí sube el ritmo y la intensidad en función de lo que te pida el cuerpo y lo que quieras conseguir desde el punto de vista físico.

Calentamiento y estiramientos

estiramientosTanto al empezar a correr como tras terminar debes hacer unos calentamientos y estiramientos.

Al calentar prepararás las articulaciones y los tendones del cuerpo para el esfuerzo. Estirarás ligeramente tus músculos para poner tu cuerpo a punto.

Es tan importante calentar antes de hacer deporte como estirar una vez hayas acabado. Al correr, tus músculos se contraen miles de veces, cosa que provoca un ligero agarrotamiento de los mismos. Así, para devolver el músculo a su estado inicial es importante que estires los músculos de las piernas y los brazos durante medio minuto cada uno.

Ahora estarás bien preparado para disfrutar de la carrera al tiempo que cuidas tu cuerpo gracias al ejercicio físico. Lo mejor de hacer deporte es practicarlo correctamente. Por el bien de tu salud.

 

Después de correr, a veces, podemos tener agujetas, mira cómo evitarlas.

Posts relacionados

Deja tu comentario