Niños y familia

Convierte tus envases en juguetes para niños

Seguro que todos os habéis visto en la siguiente situación: le regalas algo a un niño y termina entreteniéndose más con la caja o el envoltorio. A veces los juguetes más sencillos son los más divertidos, y no hace falta gastarse mucho dinero en ellos.

¿Sabías que puedes reciclar parte de tus envases y convertirlos en divertidos juguetes?

Además de tener nuevos objetos con los que pasar un buen rato, los niños pueden divertirse ayudándote a fabricarlos.

Cajas convertidas en coches

Solo necesitas una caja rectangular de cartón, dos pajitas de plástico y cuatro tapones de botella. Empieza por pintar la caja del color que quieras que tenga el coche. Con pinturas de distintos colores puedes dibujar las ventanas, e incluso algún pasajero. Después haz cuatro agujeros del grosor de una pajita, uno en cada esquina de lo que será la parte inferior del coche. Ahí irán los ejes de las ruedas, así que procura que estén hechos a la misma altura en ambos lados.

Introduce la pajita por un lado de la caja y atraviésala para que salga por el otro agujero que hemos hecho. Ese será el eje del coche. Para las ruedas, utiliza cuatro tapones del mismo tamaño. Haz un agujero del mismo tamaño que la pajita en el centro de cada tapón para poder insertar la pajita. Cuando estén colocadas las ruedas, utiliza pegamento para fijarlas en su sitio. ¡Ya tienes un coche de juguete totalmente ecológico!

Camión de cartón con ruedas
Camión de cartón con ruedas

Prismáticos de yogur

Los botecitos de yogur líquido son perfectos para que tus hijos jueguen a ser exploradores. Cuando tengas dos botes vacíos, lávalos bien, quítales las etiquetas y córtales la base. Con cintas adhesivas de colores se pueden crear diseños preciosos. Si no, los niños pueden dibujar los suyos propios y pegarlos con cinta transparente. Cuando estén decorados, pega ambas botellas juntas.

Para acabar, haz un agujero en cada lado de los prismáticos para introducir la cuerda que servirá como correa para llevarlos colgados al cuello. Puedes pegar la cuerda al interior o hacerle un pequeño nudo para que no se salga. ¡Tus hijos ya están listos para salir a la aventura!

Bloques de cartón

A los más pequeños les encantan los bloques que pueden apilar de muchas formas. ¿Por qué no aprovechas todas esas cajas de cartón pequeñas de comida y productos cosméticos para hacer unos? Lo único que tienes que hacer es envolverlas en papel de regalo de colores para hacerlos más llamativos y bonitos. Además, si alguien pisa uno por accidente, no se hará daño en el pie, porque están hechos de cartón.

¡Alimenta la imaginación de tus niños y demuéstrales que para jugar no necesitan juguetes caros y sofisticados!

Posts relacionados

Deja tu comentario