Trucos y tips

Cultiva hierbas aromáticas en latas viejas

El reciclaje no sólo consiste en separar la basura. Antes de tirar cosas, debemos pensar si podemos utilizarlas para algo más. Muchas veces, a esos botes o cajas todavía les queda mucha vida. ¿Consumes muchas latas en casa? Pues algunas de ellas pueden pasar a formar parte de tu huerto particular, con un uso totalmente nuevo: macetas para que cultives tus propias hierbas aromáticas para cocinar.

¿Por qué cultivar tus propias hierbas?

¿Qué mejor que tener a mano siempre un puñado de perejil, un poco de albahaca o menta fresca para tus platos? Cuando cultivas tus propias hierbas para cocinar, pasan directamente de la planta al plato, por lo que conservan todas sus propiedades y su sabor. Además, sabes perfectamente lo que llevan, y que no están llenas de peligrosos pesticidas.

Busca una habitación donde reciban bastante sol, aunque no sea en la cocina. Recuerda que, como cualquier otra planta, debes cuidarlas y estar pendiente de que no empiecen a secarse. Teniendo en cuenta la luz que tienes en tu casa, elige las plantas que mejor se adapten al entorno. Para ello, no tengas miedo y ¡pregunta en la tienda!

plantar hierbas en latas

Convierte tus latas en macetas

Seguro que tienes muchas latas en casa: de sopa, de salsa de tomate, de té… ¡Pues todas ellas sirven! Empieza por quitarles la etiqueta. Si quedan restos, frótalos con una esponja, agua templada y jabón. Después, lima bien cualquier borde puntiagudo que puede quedar después de haberla abierto.

Limpia bien el interior de las latas y decóralas como quieras: píntalas, fórralas con algún papel decorativo… ¡Lo que quieras! Como detalle, puedes pegar una etiqueta que indique el nombre de la planta aromática en cuestión. Así no habrá confusiones cuando estés entre los fogones.

Perfora un par de agujeros en el fondo para que pueda filtrarse el agua. Finalmente, llénalas de tierra y coloca dentro las semillas de la hierba que quieras cultivar. Dependiendo de la que quieras, el cuidado será algo distinto. Pregunta en la tienda donde las compres acerca de cómo cuidarlas, dónde colocarlas, cuánta agua necesitan, etc.

Gracias a este pequeño proyecto, no solo reciclas algunas de tus latas, sino que conviertes tu casa en un pequeño huerto de plantas aromáticas. Prepara una deliciosa salsa de pesto para la pasta con albahaca recién cortada en tu propia cocina, o añade un toque fresco a un té arrancando un par de hojas de menta.

Cuando algo está hecho en casa, ¡siempre sabe mejor!

Posts relacionados

Deja tu comentario

Comentarios 1

  1. manuela

    Me ha gustado mucho las ideas que nos dais en día bravo yo voy hacer la cultivar mis propias plantas un saludo gracias por estar día a día con nosotr@s chao

    Responder