Recetas

Delicioso “banana bread” o bizcocho de plátano

Bollitos pequeños, bollos grandes, de chocolate, de nata ¡de cualquier cosa! Es que la bollería nos vuelve locos y sabemos que a ti también. Por eso vamos a daros una receta de bizcocho de plátano, o como dicen los más finolis “banana bread”, que ¡estará delicioso!

Coge el mandil y ¡a por ello!

Ingredientes:

  • 3 plátanos maduros.
  • 2 tazas de harina de trigo.
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • 85 g de mantequilla derretida.
  • 3 tazas de azúcar.
  • 1 cucharita de esencia de vainilla.
  • 1 cucharadita de sal fina.
  • 2 huevos grandes, batidos.
  • 1 yogur natural.
  • 1 ó 2 tazas nueces tostadas y cortados a trozos (opcional y al gusto).
  • 1 ó 3 tazas de pepitas de chocolate (opcional y al gusto).

canstockphoto27493485

Preparación

Enciende el horno a 180 grados para que se vaya calentando. Mientras coge el molde donde vayas a poner el bizcocho y engrásalo con mantequilla. Si quieres puedes echar un poquito de harina para que luego quede como nevado.

Primero vamos a aplastar los plátanos, ¡pero cuidado! No los hagas puré, que queden con grumitos.

En otro bol tamizamos la harina, para que no quede con grumos, y lo mezclamos con el azúcar, la sal y el bicarbonato. Si vas a añadir pepitas de chocolate ¡que sabemos que te vuelven loco! Y las nueces, ¡es el momento! Todo esto lo mezclamos bien.

En otro bol batimos los huevos, luego añadimos la cucharadita de vainilla, mantequilla y yogur. Todo ello lo mezclamos muy bien con unas varillas. El siguiente paso es el más fácil ¡mezclar todo! Cogemos los tres boles que hemos hecho y los juntamos en uno ¡nada de batir! simplemente mezclarlo.

Echamos las mezclas en el molde del bizcocho ¡y al horno! Déjalo de 45 a 50 minutos dentro. Eres impaciente ¡lo sabemos! Pero tienes que dejarlo enfriar, porque si no te puedes quemar. Puedes decorarlo como más te guste, una idea es añadir rodajas de plátano con chocolate fundido por encima. ¡Qué rico!

Como ves es una receta facílisima, incluso puedes hacerla con los más pequeños ¡les va a encantar!

Luego llega el momento que más odiamos, recoger. Pero no te preocupes que merece la pena, ¡está para chuparse los dedos! Además cuando llegue visita a casa puedes presumir de ese delicioso “banana bread”, y dilo así que parece más cool 😀

Posts relacionados

Deja tu comentario