Trucos y tips

El original estilo de las paredes de ladrillo dentro de casa

Una tendencia que está muy de moda en el ámbito decorativo es optar por paredes de ladrillos en el interior de los hogares.

Existen ladrillos de diferentes estilos, como el nórdico-escandinavo, y colores, como el blanco, marrón o anaranjado.

Aportan un toque de modernidad, originalidad y elegancia al hogar. ¿Te animas?

Cocina

El ladrillo blanco queda especialmente estiloso en las paredes de la cocina, ya que son elegantes, discretos y es difícil que pasen de moda. Además, representan pureza y tranquilidad, atributos necesarios en ámbito culinario y le dan un toque minimalista al entorno.

Lo ideal es escoger un color de ladrillo que combine con los muebles. Muebles en tonos beige o blanco roto van muy bien, aunque buscar el contraste con muebles en colores fuertes como el negro o el marrón también es un acierto.

cocina de ladrillo

La madera funciona muy bien aquí, aportando un aire rústico y casero. ¡Seguro que te anima a cocinar con paz y tranquilidad!

Salón

Decorar la pared del salón con ladrillos es una manera muy original de darle un toque industrial al entorno. Una combinación muy recurrida es la de ladrillos anaranjados con muebles de madera en el mismo tono.

Quedará especialmente vistoso si los ladrillos son de aspecto antiguo e incluso tienen algún que otro agujero o ladrillo medio roto, dándole un aspecto más auténtico.

loft de ladrillo

Además, este color de ladrillo admite estupendamente cuadros y pósters. Por tanto, puedes elegir unos cuantos de diferentes estilos y tamaños y colgarlos alrededor de la estancia, o incluso concentrarlos todos en una zona. Quedará súper artístico.

Dormitorio

En vez de decantarte por una decoración clásica, te animamos a que le des un toque original a tu cuarto. En este caso el color del ladrillo dependerá mucho de nuestra preferencia personal y del estilo que queramos darle.

Ladrillos blancos, grises o marrones van de maravilla, sobre todo si tienen pequeños toques de otros colores con los que contrastar.

Una alternativa resultona es combinar los ladrillos con muebles en tonos chillones como verde manzana, amarillo o rojo, para jugar con contrastes retro de color.

Se pueden sumar detalles como colgar lámparas del techo del mismo color o imprimir fotos y colgarlas en la pared. Le dará personalidad y carácter al entorno y te ayudará a sentirte más cómodo.

Recuerda que tu dormitorio es el lugar que más te representa y refleja una gran parte de ti, ¡así que dale rienda suelta a tu imaginación y atrévete con algo diferente!

Imágenes vía Ikea.

Posts relacionados

Deja tu comentario