Hábitos saludables

Electroestimulación y gimnasia pasiva: beneficios

Gimnasia pasiva

Que practicar deporte es necesario, no cabe la menor duda. Pero si eres de aquellos a los que salir a correr les supone un gran esfuerzo o no tienes tiempo para ir al gimnasio puedes estar en forma sin salir de casa gracias a la gimnasia pasiva y la electroestimulación.

¿En qué consiste?

La electroestimulación o gimnasia pasiva consiste en realizar ejercicio de forma involuntaria, es decir, utilizar aparatos que hagan que los músculos se ejerciten sin que tengas que realizar un movimiento voluntario. Esta es la razón por la cual en su origen, se utilizaba con fines terapéuticos en pacientes con movilidad reducida y en la recuperación de lesiones. Esto es así porque permite que los músculos continúen activos aun cuando por determinada razón no podemos entrenar ni movernos como antes.

Evolución

Posteriormente, la gimnasia pasiva ha ido incorporando al mundo de la estética y del fitness, como los chalecos, que aprovechan la fuerza “extra” que proporcionan los electrodos para potenciar la actividad de los músculos. De esta forma se incrementa la velocidad a la que se mueven para quemar más calorías y tonificar más y mejor mientras realizas ejercicios.

Aunque suena muy bien, los especialistas aseguran que para conseguir unos buenos resultados lo ideal es combinar ambas prácticas: deporte y gimnasia pasiva.

Ha sido precisamente en este ámbito donde el conocimiento de la estimulación se ha generalizado, obteniendo tal éxito que a día de hoy ya hay disponibles aparatos portátiles y de uso doméstico, como pueden ser las plataformas vibratorias o las camillas de gimnasia asistida.

¿Cuáles son los beneficios de la electroestimulación o gimnasia pasiva?

Los beneficios de utilizar este tipo de dispositivos, son principalmente que estos mejoran la circulación y la tonificación muscular si se hacen de manera complementaria a otra actividad deportiva. Sin embargo, que nadie busque perder peso con la gimnasia pasiva, pues su consumo calórico es mucho más bajo que el ejercicio tradicional, aparte que de tampoco aporta el beneficio cardiovascular.

Además, tiene beneficios terapeúticos. Si tienes un buen electroestimulador en casa, siempre lo vas a poder utilizar para masajes relajantes, lumbalgias o cualquier contractura o dolor muscular que puedas tener en alguna ocasión. Aunque no es milagroso, sí que funciona.

Si eres deportista, puedes utilizar estos aparatos para seguir programas de recuperación muscular más rápida, y así mejorar tu rendimiento.

Pero si tú eres de los que prefiere perder peso sin necesidad de recurrir a la tecnología, ¿quieres saber cuáles son los deportes para perder más calorías?

Posts relacionados

Deja tu comentario