Trucos y tips

Gana espacio con una cama elevada

Cuando vivimos en casas y habitaciones pequeñas, tenemos una pelea constante para ganar espacio. Cuando el sitio libre en el suelo escasea, hay que buscar otras alternativas y empezar a apostar por el espacio vertical. Una forma de conseguir eso es utilizando camas elevadas.

El espacio que se gana debajo permite crear una nueva zona en la estancia y aprovecharla para otros usos.

Almacenamiento

Uno de los usos más comunes cuando se eleva una cama es el de almacenamiento. Cuanto más alta, más sitio tendremos, eso está claro. Pero, ¿cómo organizar el espacio de debajo? Si lo que quieres es guardar ropa, puedes convertirlo en un pequeño armario. Coloca unas puertas, para que parezca un armario tradicional. Si quieres una solución menos laboriosa, también puedes instalar una cajonera y guardar ahí tus prendas.

Otra opción es utilizar este espacio para almacenar libros o discos. Monta unas estanterías modulares, o unas de pared, y organiza tus libros como mejor te parezca. Tendrás una pequeña biblioteca bajo tu cama, que además de mantener el orden, puede ser un elemento decorativo interesante.

espacio bajo la cama ikea

Espacio de trabajo

En las habitaciones pequeñas, especialmente de niños, mucha gente opta por aprovechar el hueco de debajo de una cama alta para montar un espacio de trabajo. El sitio que suele quedar libre tiene el tamaño perfecto para poner un escritorio amplio, con un ordenador, cajones y una silla. Estos muebles ocupan mucho espacio, pero de esta forma, quedan más refugiados y airean el resto de la habitación, dejando sitio para colocar otros muebles.

Un salón bajo la cama

En los estudios o lofts, aprovechar el espacio es vital. Todas nuestras pertenencias están en una misma estancia, y si no hay orden, puede resultar agobiante. Por eso, mucha gente elige una cama elevada y utiliza el espacio inferior para montar un pequeño salón o zona de relax. Hay muchas formas de hacerlo: puedes ir a por lo clásico y colocar un pequeño sofá, una mesita de café y una TV. O puedes elegir una opción más bohemia, y hacer una pequeña zona chill out: pon una alfombra en el suelo, unos pufs y cojines y una mesita baja.

Completa la estancia con unas lámparas de luz tenue y tendrás un ambiente acogedor y relajante donde desconectar tras un día largo. ¿Y lo mejor? Tendrás la cama justo encima cuando te entre el sueño y quieras ir a dormir.

Imágenes vía Ikea.

Posts relacionados

Deja tu comentario