Hábitos saludables

Cómo saber si sufres una intolerancia alimentaria

intolerancia alimentaria

¿Te sientan mal ciertas comidas? ¿Notas el estómago hinchado? ¿Estás engordando demasiado y no comes mucho? Posiblemente estés sufriendo a algún tipo de intolerancia alimentaria. Pero ¿cómo estar seguro? ¿Quieres descubrir los síntomas de la intolerancia y qué pruebas son necesarias para diagnosticarla? Toma nota porque hoy te contamos todo lo que necesitas para descubrir si tienes intolerancia alimentaria, alergia o alguna otra patología.

Qué es y tipos de intolerancia alimentaria

La intolerancia alimentaria o intolerancia a los alimentos son reacciones adversas del organismo hacia alimentos que no son digeridos, metabolizados o asimilados completa o parcialmente.

Existen dos tipos de intolerancia: las intolerancias alimentarias metabólicas y las intolerancias alimentarias inespecíficas. Las primeras se producen porque el organismo no funciona debidamente y no digiere bien el alimento. Un claro ejemplo de este tipo es la intolerancia a la lactosa, que se produce porque el organismo tiene un déficit de la enzima lactasa, encargada de metabolizar la lactosa. Es por esto por lo que la leche se digiere mal y produce trastornos digestivos. Para las personas que lo padecen se les recomienda consumir leche sin lactosa.

Por el contrario, las inespecíficas se producen porque la reacción la provoca el propio alimento en sí.  Sin embargo, y a diferencia de las metabólicas, este tipo de intolerancias no se producen siempre que se tome el alimento en cuestión ni tiene por qué ser de por vida. Puede ser transitorio, de hecho. Y puede cambiar con ciertos hábitos alimentarios y con el tiempo.

Síntomas de la intolerancia alimentaria

Cada caso de intolerancia alimentaria es único. Las personas pueden tener varios síntomas y de distinta intensidad, dependiendo de cada organismo. Sin embargo, sí podemos dar unas pistas de cuáles son las señales de alarma más habituales de las intolerancias alimentarias:

  • Lo más habitual es tener trastornos digestivos e intestinales, tales como  dolor abdominal, gases, diarrea, estreñimiento, náuseas y vómitos, distensión abdominal.
  • También es habitual el dolor de cabeza, que en algunos casos puede derivar en migrañas; sentirse muy cansado, incluso nada más despertarse.
  • Y en algunos casos se pueden presentar dolores musculares y de articulaciones.

Pruebas de intolerancia alimentaria

Si tienes uno o más de estos síntomas de manera habitual lo mejor es que te hagas las pruebas pertinentes para saber si eres o no intolerante.

Se trata del test de tolerancia alimentaria, que consiste en una sencilla extracción de sangre que permite analizar la reacción de los anticuerpos de la persona ante más de 200 alimentos e identificar aquellos que causan rechazo. Dependiendo de los resultados, el facultativo prescribirá la dieta más correcta para así eliminar los síntomas y por tanto mejorar la salud del paciente. Por ejemplo, si los resultados muestran intolerancia al gluten, lo natural es que el doctor recomiende el consumo de productos sin gluten.

pruebas intIntolerancias más comunes

Hay muchos tipos de intolerancia alimentaria, casi tantos como alimentos, pero lo cierto es que los más habituales son:

Lactosa

Como ya hemos dicho anteriormente, la padecen las personas que tienen un déficit en una enzima llamada lactasa, encargada de descomponer la lactosa o el “azúcar de la leche. Afecta de forma distinta a todas las personas ya que cada organismo tiene su propio umbral de sensibilidad.

Fructosa

La fructosa es un monosacárido que forma parte del azúcar común junto con la glucosa y la encontramos en las frutas, miel, verduras y algunas hortalizas.

Sacarosa

Las personas que lo sufren no digieren correctamente los alimentos con sacarosa en el intestino delgado. Esto hace que la sacarosa llegue al intestino grueso y provoca dolor, malestar y otros de los síntomas antes mencionados.

Gluten

Las personas intolerantes al gluten no deben ingerir alimentos que contengan dicha proteína ya que su organismo es susceptible. Por lo tanto, si se padece esta intolerancia se deben suprimir de la dieta todos los productos que contengan avena, trigo, centeno y cebada. Esta alteración se puede diagnosticar mediante varias pruebas y análisis, pero para tener un resultado 100% fiable es necesaria una biopsia intestinal.

Si éste es tu caso y acaban de diagnosticarte intolerancia al gluten, posiblemente tendrás duda de cómo has de modificar tus hábitos alimentarios. Para facilitarte la tarea, toma nota de qué pueden comer los celíacos.

¡¡Todos los 27 de cada mes disfruta de un 27% de descuento en todos los productos sin gluten de dia.es!!

Posts relacionados

Deja tu comentario

Comentarios 2

  1. Susana Guerrini

    Me resultan muy utiles todas lad recetad e informacion wue me envisn, gracias!

    Responder