Hábitos saludables

Las bicicletas eléctricas llegan a las ciudades

Bicicleta eléctrica

La cultura de moverse en bicicleta por los núcleos urbanos está extendida por la mayor parte de Europa. En España, cada vez son más las ciudades que están introduciendo redes públicas de bicicletas. Tanto residentes como turistas recurren a ellas para trayectos cortos. La última ha sido Madrid. Ha puesto a disposición de sus habitantes bicicletas eléctricas en las zonas más frecuentadas de la capital.

¿Por qué una bici eléctrica?

En ciudades donde las cuestas y los desniveles son constantes, moverse con una bicicleta tradicional puede convertirse en el ejercicio de la semana. Nadie quiere llegar a trabajar o a clase fatigado y sudando. Como esta iniciativa busca que la gente considere la bicicleta una alternativa al autobús o al coche, se ha optado por una red de bicicletas eléctricas, que ayuden a pedalear para que el esfuerzo no sea tan grande. Otras ciudades como San Sebastián o Copenhague ya cuentan con un servicio público con bicis de estas características.

Las bicicletas eléctricas incorporan un pequeño motor que funciona gracias a la energía de una batería. Esta se puede activar mientras se pedalea para que ayude a mover la bicicleta sin tanto esfuerzo. Con esta asistencia, las convierten en vehículos muy cómodos para recorrer distancias cortas. Así, el esfuerzo de moverse no recae solamente en el ciclista.

La bici eléctrica llega a la ciudad

Más barato y más sano

Meter el coche en el centro de la ciudad, estar atrapado en el autobús durante un atasco… cuando el trayecto es corto, todo esto puede evitarse simplemente cogiendo una bicicleta en el punto que tengamos más cerca y devolviéndola en el que esté más cerca de nuestro destino. Así, evitamos los costosos parkings y parquímetros, así como las largas esperas bajo el sol en las paradas de autobús.

Cualquier actividad física, por breve que sea, es buena. Aunque la bicicleta ayude a pedalear, parte del esfuerzo es nuestro. Por lo que, al tiempo que nos desplazamos, nos ayuda a mantenernos activos.

Además, este sistema de transporte público también busca quitar coches de las carreteras y, por tanto, reducir las emisiones de dioxido de carbono para que el aire de las ciudades sea más limpio. Poco a poco, la cultura de las ciudades españolas está cambiando y cada vez se ponen más facilidades a los ciclistas. Con la creación de estas redes se cambia la idea de que la bicicleta es para hacer deporte, y se apoya su uso como medio de transporte.

Imagen vía Ecomovilidad.

Posts relacionados

Deja tu comentario

Comentarios 1

  1. Las bicicletas eléctricas poco a poco se están convirtiendo en uno de los transportes más utilizados en las ciudades. Son un elemento de transporte espectacular.
    Buen post, un saludo!

    Responder