Hábitos saludables

Lavado de manos: Más importante de lo que piensas

manos limpias

Cuántas veces habremos escuchado a nuestras madres decir: “Lávate las manos con jabón”. Pues bien, lejos de ser un capricho maternal, lo cierto es que este consejo evita coger muchas enfermedades.

Las manos es uno de los vehículos más importantes que tenemos para interactuar con nuestro entorno: tocar a otras personas, coger objetos, etc. Esto las convierte en grandes transmisoras de enfermedades e infecciones parasitarias. Está científicamente probado que tener las manos sucias y contaminadas, llevarlas a la boca o los ojos o manipular alimentos con ellas es la vía más fácil para enfermarnos.

En el caso de los niños, es aún más importante crearles este hábito, pues ellos pueden albergar en sus manos muchas más bacterias que los adultos y con ellas muchas enfermedades, especialmente, respiratorias, como la bronquiolitis o la neumonía.

¿Sabes cómo se deben lavar las manos correctamente?

  • Aunque lo frecuente es utilizar agua tibia, para desinfectar bien las manos lo mejor es utilizar agua caliente.
  • Si están sucias, con jabón, ya sea en pastilla o líquido. En sitios públicos, será mejor utilizar el líquido.
  • El ritual debe durar unos 15 segundos. En el caso de los niños, utiliza cantar el “Cumpleaños Feliz” como referente.
  • Se secan con toalla de algodón (si se trata de un aseo privado), con papel o con secador.
  • Se debe repetir todas las veces al día que sean necesarias.
  • Para que la higiene sea apta, es muy importante frotar la palma y entrelazar los dedos. Además, se tienen que lavar también las muñecas.
  • Si se irritan, habrá que hidratarlas con crema a continuación.

¿Y cuándo hay que lavarlas?

  • Antes y después de preparar alimentos.
  • Antes de comer.
  • Después de ir al baño (más aún si es público).
  • Al terminar de cambiar pañales.
  • Cuando se toca el dinero.
  • Después de toser y estornudar.
  • Tras manipular la basura.
  • Al llegar a casa del trabajo o del colegio (sobre todo si se comparte material).
  • Si has montando en transporte público.
  • Después de tocar, pasear o jugar con la mascota (por mucho aprecio que se le tenga).
  • Y por supuesto, cuando las manos estén sucias.

Y si quieres saber más sobre los beneficios de lavarse las manos puedes seguir leyendo este post.

Posts relacionados

Deja tu comentario