Trucos y tips

Cómo limpiar una dorada en 3 sencillos pasos

LIMPIAR DORADA

Limpiar una dorada, o cualquier otro pescado, puede suponer un gran inconveniente para comerlo con frecuencia, especialmente si no sabes cómo hacerlo.

Afortunadamente, en la mayoría de las ocasiones son los propios pescaderos quienes se encargan de limpiarlo y prepararlo para que sólo tengas que cocinarlo.
Pero, ¿qué pasa si el pescadero no puede o, simplemente, quieres aprender a hacerlo tú mismo en casa?
Pues bien, hoy vamos a explicarte cómo limpiar una dorada en 3 sencillos pasos, ¿estás preparado?

Para limpiar pescado no es necesario tener utensilios sofisticados, basta con que tengas a mano un buen cuchillo y de hoja flexible preferiblemente y unas tijeras de cocina.
Eso sí, ambos deben estar perfectamente afilados, y es muy importante que sepas cómo afilar un cuchillo.

  1. Quitar las aletas al pescado

    Ahora que ya tenemos la dorada y las herramientas necesarias, vamos a comenzar.
    Lo primero que tenemos que hacer es quitar todas las aletas que tiene y para ello, utilizaremos las tijeras con mucho cuidado. Asegúrate de que las has arrancado totalmente, pues de lo contrario se corre el riesgo de que alguna bacteria se aloje en el interior del animal.
  2. Retirar las escamas de la dorada

    Ahora, toca el turno de desescamar. Posiblemente sea el paso más arriesgado de la limpieza de la dorada pues requiere un manejo rápido del cuchillo, lo que puede acarrear cortes.
    Para evitar que esto suceda, coge fuerte con una mano la cola del pescado y con la otra pasas el cuchillo con el filo hacia arriba sobre la piel, con decisión y verás cómo las escamas se van despegando.

    Para evitar ensuciar demasiado la cocina, lo mejor es que hagas esto en el fregadero. Y cuando hayas pasado el cuchillo por toda la superficie de la dorada, lávala con agua fría para asegurarte que no queda ninguna escama.
  3. Extraer vísceras

    Ahora que ya tienes limpia la dorada por fuera, llega el momento de hacer lo propio por dentro.

    Para extraer las vísceras puedes hacerlo a través de las agallas, situadas detrás de la cabeza. Para ello, corta las agallas y tira de ellas. A continuación, introduce los dedos y tira de las tripas.

    Otra forma de limpiar la dorada por dentro es quitar las vísceras cortando las agallas y haciendo un corte en el abdomen. Ábrelo y tira de las tripas.

    Sea como sea, es fundamental que enjuagues bien la dorada con agua fría después de este paso.
    ¡Y listo!

Tras limpiar tu dorada, puedes cocinarla….pero si prefieres reservarla para una cena especial, no dudes en congelarla.
¿Durante cuánto tiempo aguantará en buen estado? Sigue estos consejos y prolonga la vida de tu comida en el congelador sin temor a que se estropeen.
¡Toma nota!

Y si te has quedado con el gusanillo de conocer este proceso para otro tipo de pescados, echa un vistazo a cómo limpiar un lenguado.
¡Verás qué fácil!

Leave a Reply