Trucos y tips

Los múltiples usos de las cajas de madera

¡Cómo nos gusta decorar nuestras casas! Y si puede ser de forma divertida y original, mejor todavía. Por eso nos encanta reciclar objetos pensados para tener un uso completamente distinto. Hoy te hablamos de un elemento que está causando furor en la decoración: las cajas de madera. ¿Quieres saber cómo incorporarlas a tu hogar?

Cuando hablamos de cajas de madera, nos referimos a las clásicas cajas de fruta. Son sencillas y hechas a partir de algunas lamas de madera. Las hay de distintos tamaños y son muy fáciles de encontrar.

¿Para qué sirve una caja de madera?

El uso más básico que se nos ocurre para una de estas cajas es el más obvio: para guardar cosas. Puedes emplearla para almacenar revistas o libros, o quizá para tener las mantas a mano junto al sofá para los días más fríos. Y para los más melómanos y clásicos, una tendencia muy popular ahora mismo es guardar discos de vinilo en estas cajas.

caja de madera con planta

Si te sientes un poco más manitas, las cajas de madera pueden ser estupendas estanterías. Clava unos ganchos en la pared y cuélgalas por la base. Pero si no tienes ganas de sacar el martillo ni de hacer agujeros en la pared, colócalas de canto, y apila un par de ellas para crear unas socorridas estanterías que, además, podrás ir moviendo según la necesidad que tengas en cada habitación.

Los muebles auxiliares nunca están de más y las cajas de madera también pueden servir como mesita de apoyo si la necesitas. No tienes más que darle la vuelta y usar la base como superficie. Úsala para poner macetas o velas, o como mesa adicional si vienen invitados.

Una vez más, los más manitas pueden probar a colocar unas pequeñas patas para darle altura y convertir la caja en una mesita de café. Y para darle también movilidad, se le pueden poner unas pequeñas ruedas.

Personalízalas a tu gusto

Lo que más nos gusta de las cajas de madera son sus múltiples posibilidades de personalización. Puedes jugar con las texturas y los colores de forma muy fácil. Barnízala para darle un aspecto rústico sofisticado, o déjala desgastada para conservar su look más industrial y vintage.

Para poner un toque de color, recomendamos pintarlas de blanco o en tonos pastel. Son tonalidades divertidas que quedan muy originales en el salón. Para obtener el mejor resultado, ¡combina los colores con el resto de tus muebles!

Posts relacionados

Deja tu comentario