Recetas

Los tipos de setas y sus propiedades

Hoy homenajeamos a un alimento muy especial, sabroso y saludable,capaz de convertir un plato básico en la oferta gourmet más exquisita: la seta.

La familia de las setas es amplia, así que hemos elegido seis de las clases más populares. Os hablamos de las propiedades y características de cada una.

Seta de cardo

De sabor sabroso y dulce, y olor suave y agradable, es una de las variantes más demandadas. Crecen, generalmente, durante temporadas otoñales y primaverales, en praderas, montes, eriales y terrenos no cultivados.

La seta de cardo es un alimento fácil de digerir, muy combinable y rica en proteínas, vitaminas y minerales. Además, es una fuente de antioxidantes, fortaleciendo el sistema inmunológico y protegiendo contra la aparición de enfermedades cardiovasculares, diabetes y de cáncer, entre otras.

Con la seta de cardo se pueden elaborar platos deliciosos, como setas al horno con lima, setas con praliné de avellanas y arroz venere o una espectacular salsa de setas.

Seta shiitake

La seta china por excelencia. Originaria de Asia Oriental, esta seta de color marrón pardo se emplea, sobre todo, en la gastronomía de China y Japón. Por tanto, los restaurantes orientales de nuestro país la incluyen, cada vez más, como ingrediente en su oferta culinaria. Tanto frita, como en salsa o parrilla, su sabor es excepcional.

Contiene los aminoácidos más esenciales; hierro, calcio, ácidos grasos insaturados y alto contenido de vitaminas B, E y provitamina D. También contiene polisacáridos que fortalecen las defesas y actúan frente a infecciones.

Setas shiitake

Algunas de las recetas más populares con setas shiitakes son el dim-sum con setas, la sopa oriental de pak choi y setas o los fideos noodles con setas, acelgas y salsa teriyaki.

Seta de ostra

La seta de ostra crece en racimos sobre tocones y troncos de frondosas, especialmente en otoño, y su aspecto combina tonos grises y marrones. Es una de las variedades más comercializadas y es recomendable recogerla cuando aún esté joven.

Contiene altos niveles de proteínas, minerales, fibra, vitaminas y es una fuente de vitaminas B, D y antioxidantes, convirtiendo este tipo de seta en una de las más efectivas para combatir el colesterol y la ateroesclerosis.

Opciones gastronómicas con setas de ostra incluyen un revuelto de setas, gulas y espárragos trigueros, setas empanadas con falso alioli o setas al ajillo con jamón ibérico.

Trufa

Por último, destacamos el segundo alimento más caro del mundo (¿adivináis el primero?) y una delicatesen en toda regla: la trufa. Se distinguen hasta 30 especies de trufas en Europa, aunque no todas conllevan uso culinario. En la cocina española predominan la trufa blanca del Piamonte o tartufo bianco, y la trufa negra, también conocida como trufa del Périgord o tartufo nero.

Trufa

La trufa blanca es la variedad de mayor calidad, la más demandada en el sector gastronómico y, consecuentemente, la más cara. Proviene de Italia e Istria y tiene un valor excepcional en la alta cocina, tanto que para muchos constituye “el Mozart de los hongos”. La mejor época para recolectarla comienza a finales de verano y dura hasta los comienzos de invierno, aunque varía del clima. No necesita cocción, por lo que se consume cruda. Suele acompañar a platos sofisticados, como son el bogavante con foie gras y trufa o los tagliatelle con salsa de trufas, nueces y cebollino.

Por otro lado, la trufa negra, o “diamante negro de la cocina”, se recolecta generalmente desde finales de otoño hasta finales de invierno. Su aspecto irregular es negro y marrón, y tiene un sabor agradable y amargo, y un olor fuerte y aromático que se conservan aún siendo cocinado. ¿Habéis probado un risotto de trufa negra, hongos y setas? ¡Está para chuparse los dedos!

Posts relacionados

Deja tu comentario