Niños y familia

Música clásica para niños: algunas piezas esenciales

música clásica niños

La música clásica no es exclusiva para los adultos. Son muchos los estudios que demuestran que este tipo de música tiene muchos beneficios en los niños, tanto en su capacidad intelectual como en su desarrollo emocional. Haz que la disfruten los más pequeños con estos juguetes musicales.

Un hábito tan sencillo como escuchar a Mozart, Beethoven o Verdi puede ayudar a los niños en el aprendizaje. Según los expertos, existe una relación directa entre aquellos peques que escuchan música clásica de manera habitual y tener mejores notas en el colegio, sobre todo en el ciclo de primaria. Y los más pequeños también parecen adquirir algunas habilidades mucho antes si se crían en un entorno de música clásica.

música clásica niños¿Por qué sucede esto?

La música clásica estimula las funciones del cerebro que intervienen en el aprendizaje y por eso aumenta la memoria, la atención y la capacidad de concentración y comprensión. También, favorece la capacidad de resolver problemas numéricos y promueve el razonamiento lógico. El lenguaje, con un aumento del vocabulario y una mayor facilidad de expresión lingüística, es otro de los beneficios.

Pero no solo se comprueban a nivel educativo estos beneficios de los clásicos. También se puede ver los efectos en la forma en que los peques interactúan con los demás. Los niños que escuchan música clásica perciben antes los diferentes matices en los estados de ánimo, lo que resulta toda una ventaja a la hora de las relaciones sociales. La empatía es uno de esos valores que fomenta este tipo de música.

Un niño que está acostumbrado a escuchar música clásica tiene más posibilidades de desarrollar su creatividad, ya que la música en general es una de las actividades que más fomentan la imaginación y la sensibilidad.

Y para terminar, la música clásica tiene un poder relajante que se convierte en un gran bálsamo para episodios de nervios o ansiedad. Tal es su efecto, que la peor de las rabietas infantiles tiene solución con una de las piezas de Mozart, por ejemplo. Si lo que sucede es que no se duerme, nada mejor que el ‘Cascanueces’ de Tchaikovsky para que descanse.  

Si quieres comprobar por ti mismo el efecto que los clásicos tienen en tus hijos, descubre estas piezas:

  • Johann Strauss, ‘Tritsch-Tratsch-Polka Op. 214’.
  • Tchaikovsky, ‘El Cascanueces Suite Op.79a’.
  • George Frideric Handel, ‘Música acuática’.
  • Vivaldi, ‘Las Cuatro Estaciones’.
  • J.S Bach, ‘Aria para la cuerda de sol’.

Y si quieres crear tus propias playlist descubre las mejores apps para escuchar música en tu móvil.

 

Posts relacionados

Deja tu comentario