Niños y familia

Niños con altas capacidades: comportamientos habituales

Niños superdotados

Todos los niños son especiales, y poseen puntos fuertes o virtudes en ciertas áreas. Sin embargo, entre un 15% a un 18% están diagnosticados como niños con altas capacidades, es decir, poseen una inteligencia muy superior a la media, un potencial para desarrollar, una forma de aprender y de sentir diferente a la de los demás.

Por esta razón, los niños con altas capacidades o superdotados necesitan una manera de aprender y de relacionarse completamente diferente a la del resto de niños, y para ello es fundamental que tanto familia y colegio estén coordinados. Juegos de mesa distintos a los comunes, lecturas especiales y  juguetes musicales, son buenas maneras de motivar y satisfacer estas necesidades especiales de las que hablamos.

Pero antes de llegar a esta situación, ¿cómo se puede saber si tu hijo tiene altas capacidades?

Hay ciertos rasgos que vienen a ser comunes en los niños con altas capacidades intelectuales, y que tanto la familia como la escuela suelen percibir de forma temprana, que es cuando comienzan a manifestarse estos comportamientos.

Divididos por franjas de edad, estos rasgos serían:

  • Cuando son bebés: levantan la cabeza antes del primer mes de vida, dicen su primera palabra en torno a los 5 meses, su vocabulario es extenso y fluido para su edad…
  • Etapa preescolar (3 a 6 años): entre los 3 y 4 años ya escriben y leen, ya muestran una memoria privilegiada y tienen hipersensibilidad sensorial, y además suelen empezar a manifestar un interés precoz sobre temas existenciales como la religión o la muerte, temas que la gente normal se comienza a plantear durante la adolescencia.
  • A partir de los seis años: evidencian una enorme creatividad e imaginación. Tienen aficiones muy poco comunes en niños de su edad, como puede ser el ajedrez, el cálculo o la música.

Otros rasgos

  • No muestran interés por el deporte y prefieren la compañía de adultos a la de niños.
  • Son muy independientes y competitivos y no les gusta perder, por lo que a veces tienen rabietas o comportamientos que podrían considerarse por debajo de la madurez emocional que se les presupone por edad.
  • Muestran un gran sentido de la justicia y un avanzado sentido del humor así como gran sensibilidad, perfeccionismo y sentimientos y emociones fuertes.
  • Cuestionan cualquier autoridad que no tenga sentido para ellos, por lo que no se les puede poner normas si no están muy bien argumentadas, porque no las aceptarán.
  • Tienen un pensamiento crítico y divergente, es decir, les gusta buscar posibles soluciones a un único problema y son muy creativos a la hora de abordar distintos asuntos.

Si identificas alguno de estos comportamientos en la actitud de tu hijo, lo mejor es que acudas a un especialista para que pueda diagnosticarle y asesorarte.  Es fundamental  identificar de forma temprana las altas capacidades para poder estimular adecuadamente al niño y que continúe con su desarrollo,  y así  evitar posibles problemas tanto en el ámbito académico, (según el Ministerio de Educación y Ciencia el 70% de los alumnos superdotados presentan bajo rendimiento escolar y entre el 30-50% fracaso escolar), como en el ámbito personal y social, pues de no tratarles como se debe, pueden aislarse del exterior y tener problemas de sociabilización.

Como ya hemos vistos, la motivación es fundamental en el caso de los niños superdotados, pero también en los que no lo son. Busca y potencia los talentos de tus hijos sean como sean, para crear personitas felices y audaces.

 

Posts relacionados

Deja tu comentario