Niños y familia

Planes alternativos para hacer en vacaciones

Hay veranos perfectamente organizados y veranos que llegan de sorpresa. De repente es julio y aún no tienes nada planeado. Y claro, los precios, a estas alturas del año, están disparatados y los amigos tienen sus vacaciones cerradas. Y así te ves tú, solitariamente en la ciudad, intentando apañarte de la mejor manera posible. Buscas piscinas cercanas, haces llamadas a viejas amistades y rastreas infinidad de blogs en busca de actividades de ocio.

Quizá sea una buena oportunidad para disfrutar de la paz y la soledad. También de la tranquilidad de no tener ni siquiera que planear las vacaciones, que muy a menudo traen consigo consecutivos agobios y quebraderos de cabeza.

Os dejamos algunos planes alternativos que puedes disfrutar en tu ciudad, ya sea solo o en compañía.

Desarrollar algún hobby

Patinar, leer, pintar, escribir, tocar un instrumento, cocinar, practicar jardinería, montar en bici, escuchar música… Son muchísimas las maneras de ocupar el tiempo haciendo aquello que a uno le gusta y que normalmente no se puede llevar a cabo por falta de tiempo.

Es el momento de hacer memoria de las cosas, que durante el año, se lamenta no poder hacer por escasez de horas y organizarse para dar cabida a todas ellas ahora que se puede.

Conectar con la naturaleza y con uno mismo

Picnic

Tomar un desayuno completo y relajado leyendo el periódico y otras actividades tan simples como ver el atardecer, salir de picnic, tomar una refresco en una terraza con un libro en mano, pasear o hacer senderismo en la montaña. Estos pasatiempos invitan al sosiego y la armonía, a encontrarse con uno mismo, a pensar sobre la propia existencia, sobre lo que se quiere y lo que no se quiere, sobre las aspiraciones, las virtudes y los defectos. Quizá sea el punto de partida para reconducir tu vida si hay algo que no va bien.

Aprender algo nuevo

¿Cuánto tiempo llevas diciendo que quieres mejorar tu inglés o abrir un blog?

Aprovecha la ocasión y saca un rato al día para estudiar sobre un tema que te inquiete: fotografía, gastronomía, cine, idiomas, literatura, decoración, arquitectura…

Puedes visitar los museos de la ciudad, acudir a exposiciones interesantes o ir a la biblioteca a leer o investigar sobre algún asunto apasionante para ti.

Cine de verano, conciertos y fiestas

Cine clásico

Cuando llega el buen tiempo, muchas localidades preparan un cine al aire libre. Es la ocasión para ver aquellos clásicos que aún tienes pendientes, o incluso películas muy actuales o de cine independiente.

Por otro lado, el buen tiempo favorece la organización de innumerables conciertos y festivales al aire libre y la prolongación de festividades autóctonas con verbenas, chiringuitos y vestimenta regional. ¿Por qué no aprovechar las fiestas de algún lugar que te apetezca conocer para hacer una pequeña escapada?

Hacer voluntariado

Colaborar con un comedor social, hacer compañía a personas mayores o pasar tiempo con personas marginadas es vivir generosamente para los demás. Hacer feliz a otros supone, además, encontrar en ello la propia felicidad.

¿Te animas a organizar así el verano?

Imágenes: lostpicnic y labutacadesaraiba.

Posts relacionados

Deja tu comentario