Moda y belleza

Polvos iluminadores: descubre cómo aplicarlos

iluminador

Volver a la rutina tras el fin de las vacaciones no es fácil. Esto, a veces, nos provoca un malestar que en ocasiones se refleja en nuestro rostro. Para mitigar sus efectos y presumir de piel luminosa, prueba a utilizar los polvos iluminadores.

Si no sabes qué son, para qué sirven o cómo se utilizan no pierdas detalle de lo que vamos a contarte.

¿Para qué sirven?

El iluminador aporta luz a las zonas de sombra, como puede ser el hueco de la barbilla, debajo de la nariz o el exterior del ojo. Y también, tiene la virtud de potenciar los rasgos más favorecedores de cada rostro, que suele ser el contorno de los ojos, el alto de los pómulos y encima del labio superior.

Tipos de iluminadores

El mercado ofrece una amplia variedad de iluminadores: tipo lápiz, en crema y en polvo. Deberás escoger uno u otro dependiendo del tipo de piel que tengas: seca o madura, joven o grasa o, por el contrario mixta.

  • La piel joven o grasa utilizará los iluminadores en polvo. La textura cremosa o fluida podría enfatizar aún más los brillos faciales.
  • Las pieles mixtas pueden utilizarlo en fluido, en crema o en polvo.
  • Y las pieles maduras o con problemas de sequedad cutánea, conviene optar por las cremosas.

polvos iluminadoresCómo se aplican

Dependiendo el formato que elijas, tendrás que aplicarlo de una manera u otra. En el caso de que elijas los polvos, tienes que utilizarlo sólo y exclusivamente cuando el maquillaje esté terminado y valiéndote de una brocha de pelo suelo no muy ancha. ¡Y nunca por toda la cara! De hacerlo, puedes parecer sudada.

Los polvos iluminadores hay que aplicarlos en los puntos de luz de nuestro rostro, que son: zona T (centro de la frente, puente de la nariz y el mentón) y también en la parte superior de los pómulos, en el arco de la ceja, la parte central del párpado móvil, el lagrimal. Incluso, puedes el arco de Cupido de los labios, como forma de dibujar su contorno y darles volumen.

¿Es lo mismo que polvos matificantes?

No, los polvos matificantes consiguen un acabado de maquillaje perfecto, fijando el color y prolonga su duración. Además, son perfectos para absorber el exceso de humedad o de brillo. Y por tanto, son complementarios. Eso sí, debes aplicar cada producto en su lugar correspondiente, pues los matificantes solo deben ir en frente, nariz y mentón. Y el iluminador, como ya hemos dicho, puede ir, además de en éstas, en otras zonas del rostro, porque al reflejar la luz se disimulan las arrugas.

Si te apetece seguir profundizando en el mundo del make-up, descubre los polvos matificantes.

Posts relacionados

Deja tu comentario