Hábitos saludables

¿Qué es el irrigador dental y para qué sirve?

irrigador dental

Limpiarse los dientes después de cada comida es la base para tener una dentadura limpia y cuidada. Sin embargo, ha llegado el momento de dar un paso más en la higiene bucal y por ello te presentamos un irrigador bucal.

Seguro que lo has usado en la consulta del dentista al finalizar la sesión, pero ¿sabías que también los hay para uso doméstico? Hoy te explicamos qué es y para qué sirve.

La irrigación bucal es una técnica de higiene bucodental complementaria al cepillado que permite una limpieza profunda de la boca. Se trata de un sencillo mecanismo que aplica un chorro de agua a presión en dientes y encías. Esto favorece la expulsión de cualquier residuo de comida que pueda quedar tras lavarse los dientes.

irrigador dentalPor tanto, es un complemento ideal del cepillado dental porque, además de ayudar a eliminar la placa bacteriana, proporciona una sensación de limpieza y frescor máxima.

¿Quién puede utilizarlo?

No hay ninguna razón ni excusa para no utilizar un irrigador dental. Está aconsejado para todas las personas, especialmente para aquellas que tienen implantes y ortodoncias. Así como los que tienen encías delicadas, ya que está comprobado que disminuye la inflamación y el sangrado de las encías.

Además, dada su comodidad, puedes utilizarlo diariamente, cada vez que te cepilles los dientes.

¿Cómo se usa?

Los irrigadores bucales suelen utilizarse con agua, pero también lo puedes usar con tu enjuague bucal preferido. No te preocupes por la fuerza o presión con la que salga el líquido, ya que el dispositivo cuenta con varias boquillas que ofrecen diferentes flujos de expulsión, así se adapta a los gustos y necesidades de cada boca.

Y si ya dispones de un irrigador en casa, recuerda estos consejos:

  • Antes de utilizarlo, debes haberte lavado los dientes y pasado el hilo dental.
  • Direcciona el chorro de agua a lo largo de las encías y entre los dientes.
  • Recorre toda la dentadura y el espacio interdental durante unos segundo y te recomendamos que sigas una única dirección, así no se te olvidará ningún diente.

Hemos insistido varias veces en que el irrigador debe utilizarse tras el cepillado para que sea efectivo. Pero, ¿te cepillas los dientes correctamente?

Posts relacionados

Deja tu comentario

Comentarios 1

  1. Muy buen articulo. Gracias por la informacion

    Responder