Trucos y tips

Qué es el reciclaje y cómo ayudar con él al planeta

reciclaje de plástico

El reciclaje es el efecto de reciclar. Hemos d ehacerlo porque, desgraciadamente, los efectos del cambio climático cada vez son más evidentes. Sin embargo, aún hay tiempo para frenar el deterioro de nuestro planeta con sencillos hábitos de reciclaje, pues como sabes, se trata de una de las maneras más fáciles de combatir el calentamiento global, ya que con estas acciones evitamos generar mayor contaminación. Pero… ¿Cómo hacerlo correctamente? Apunta todas nuestras indicaciones.

¿Por qué es importante reciclar?

Reciclar es importante porque, según los expertos, en los últimos 30 años la producción de residuos casi se ha duplicado, lo que conlleva que estemos  transformando el planeta en un enorme cubo de basura. Una manera de reducir la cantidad de residuos urbanos es el reciclaje, pues es un proceso donde las materias primas que componen los materiales que usamos en la vida diaria (papel, vidrio, aluminio, plástico, etc)  se transformen en nuevos materiales una vez terminado su ciclo de vida útil inicial.

Pero el reciclaje no solo tiene sentido desde el punto de vista medioambiental, sino también desde el punto de vista económico. Al reciclar estamos ahorrando en materias primas y energía de elaboración. Por ejemplo con el reciclado de cuatro botellas de vidrio, lograríamos ahorrar la energía suficiente equivalente al funcionamiento de un frigorífico durante un día o el el que conlleva lavar la ropa de cuatro personas. Cada tonelada de papel reciclado representa un ahorro de energía de 4100KWH.

¿Cómo reciclar?

Has de reciclar echando cada producto al contenedor que le corresponda, amarillo, verde o azul.

Debes saber que las familias son unos de los agentes que más basura genera, por eso es importante que todos nos concienciemos de la importancia de separar correctamente los residuos que generamos diariamente para que se les pueda dar un nuevo uso. Para ello, deberás depositar los desechos en el contenedor que le corresponda.

  • AMARILLO: en él deberás depositar solo recipientes de tres tipos: envases de plástico (por ejemplo botellas de refrescos, de agua mineral, de detergentes, de suavizantes, bolsas de comercios, bandejas de corcho blanco, tarrinas de yogur…), envases metálicos (latas y botes de refrescos, de cerveza, de conservas, bandejas de aluminio…) y envases tipo brik (de leche, zumos, envases sopas y de otros alimentos como azúcar o legumbres).
  • VERDE: este contenedor está destinado solo a envases de vidrio (botellas de vino, de cava, licores, frascos de perfumes y tarros de vidrio para conservas, mermeladas, etc).
  • AZUL: deposita aquí los envases de cartón bien plegados (todo tipo de cajas de cartón, como por ejemplo la de los cereales del desayuno, de galletas, de zapatos, de comidas precocinadas congeladas, bolsas de papel, y el papel de envolver, hojas, periódicos, revistas, cuadernos…).

Además de reciclar la basura, es muy importante que apliques la regla de las 3 R’s al completo: reciclar, reutilizar y reducir. De esta forma, además de separar tus residuos, deberás reaprovechar todo aquello que pueda tener un nuevo uso y, asimismo, tratar de reducir al máximo la cantidad de residuos. Además de contribuir al cuidado del planeta, ahorrarás dinero y pondrás en práctica tu imaginación y tu creatividad.

Para que comiences, te proponemos crear tus propios floreros reciclados con botellas de vidrio. Aquí tienes el paso a paso ¡Reciclar es vida!

 

Posts relacionados

Deja tu comentario