Moda y belleza

¿Qué hay que tener en cuenta al hacerse la depilación láser?

Antes de tirarse a la piscina de la depilación láser, hay determinadas cuestiones que hay que contemplar. La depilación láser es un método de depilación que penetra en la piel para eliminar el vello desde la raíz, debilitándolo para erradicar su crecimiento.

Al tratarse de un tratamiento delicado, existe la posibilidad de sufrir efectos secundarios si no se toman las consideraciones apropiadas. Recuerda que la salud siempre ha de ir antes que la estética. Así que, ya seas hombre o mujer, joven o no tanto… procura informarte bien antes de involucrarte en el proceso.

Hoy te echamos un cable; toma nota de todo lo que debes saber antes, durante y después del tratamiento:

Antes del tratamiento

Empecemos desde el punto de partida. A la hora de elegir el centro donde harás el tratamiento, opta por uno con cierto reconocimiento y que proporcione resultados efectivos, facilidades y garantías. También es importante que cuente con instalaciones específicas, que estén en regla, y con personal cualificado que transmita confianza. Y si encima te lo ha recomendado alguien de tu círculo, ¡mejor que mejor!

Es imprescindible que la empresa recopile un informe con datos médicos relevantes. Además, te harán (o deberían hacerte – ni te lo pienses si no lo hacen), un estudio personalizado y una prueba de tolerancia al láser, para verificar que sea viable. Al ser tan delicada, pueden existir incompatibilidades, alergias u otras condiciones de la piel que te compliquen, o directamente, prohiban el tratamiento.

Como preparación para la primera sesión, es importante no haber realizado, en los últimos días, depilación que arranque el pelo de raíz, como, por ejemplo, con cera, maquinilla o pinzas. Habrá que acudir con un poco de vello para que se puedan evaluar sus características (color, grosor, etc.)

Durante el tratamiento

En cualquier fase del tratamiento, es muy aconsejable no haber estado expuesto al sol (ni a rayos UVA) entre 10 y 15 días antes de la sesión, y 3 o 4 días después. En caso de no hacer caso a esto, la piel no estará suficientemente insolada y se podrán hacer quemaduras, que más tarde se convertirán en marcas, a veces imborrables. ¡No te arriesgues!

También queda terminantemente prohibido utilizar métodos de depilación de raíz como los mencionados anteriormente. En su lugar, hay que rasurarse con cuchillas o cremas depilatorias, ya que estas sólo eliminan vello desde la superficie.

Depilacion

Es obligatorio acudir a cada sesión con el vello rasurado, exceptuando en zonas faciales, que recomiendan no rasurarlas personalmente durante todo el proceso. En este caso, el técnico del láser se ocupará de rasurarlo al principio de la sesión, para evaluar la situación.

Una vez comenzado el tratamiento, es importante mantener la piel hidratada a diario con una crema solar de protección alta (fp 50). Deberemos seguir en proceso hasta por lo menos pasada una semana.

Como regla obligatoria, entre cada sesión, ha de pasar al menos un número de meses determinado. Esto hay que consultarlo con el técnico de láser, ya que dependiendo de la zona corporal requerirá un tiempo diferente. También puede depender de la fase en la que se encuentre el tratamiento y del tono de piel.

Después del tratamiento

Una vez hayas finalizado el tratamiento, la clave está en la hidratación. Se debe aplicar la crema especial para depilación láser todos los días después de la ducha, con la piel seca. Sobre todo en zonas delicadas como la cara y las ingles, o aquellas personas con piel seca y sensible, deberá aplicarse más a menudo. Esto evitará irritaciones e inflamaciones en la piel.

Posts relacionados

Deja tu comentario