Niños y familia

Quedarse en casa ¡no es aburrido!

¿Cuántas veces nos ha pasado íbamos a salir y por culpa de la lluvia y el mal tiempo nos hemos echado atrás? Seguro que muchas, pero quedarse en casa no es aburrido. No tienes por qué pasarte el día en el sofá viendo la tele, ¡Hay muchos más planes!

¿Recuerdas los juegos de mesa que tanto te gustaban cuándo eras pequeño? Juntaros todos los que estéis alrededor de la mesa y si no llamad a alguien que esté aburrido que seguro que se apunta a una tarde de juegos. ¡A todos nos encanta!

Los clásicos

Todos los conocemos, permanecen ahí tras el paso del tiempo, ¡pero son los que más nos gustan!

El parchís, cuantas tardes nos ha dado ese maravilloso tablero. No hay nada como echar un parchís y si nos aburrimos, en la parte de atrás casi siempre está la oca. Podéis jugar por parejas e incluso poniendo algunos céntimos cada vez que te comen una ficha. ¡A ver quien consigue más monedas!

Por supuesto, no podía faltar otro clásico, las cartas. Nunca habías visto tanta competición como en un juego como este, pero tranquilo, es competición sana. Hay millones de juegos con las cartas, desde el típico cinquillo al mus, tan solo tenéis que buscar el que más os guste. 

Recorre las calles más importantes de tu ciudad, construye hoteles y todo sin moverte de casa. El Monopoly es un clásico entre los clásicos. Terminar una partida lleva su tiempo, pero ¡qué bien sienta ser millonario por unos momentos!

Por supuesto, otro que no puede faltar es el Trivial, pon a prueba tus conocimientos sobre cultura general, historia y deporte retándote con tus amigos y familia.

canstockphoto21208561

Con más movimiento

Si no os convencen estos juegos tradicionales, hay un montón más modernos que les encantarán a los pequeños de la casa como, por ejemplo, el Twistter. En realidad no es un juego de mesa, es un juego de suelo pero es que es divertido y para toda la familia.

Para los más dinámicos existe el Party, es un juego que no te puedes perder, junta preguntas para ver qué sabes, pon a prueba tú mímica y consigue una sincronización entre los miembros del grupo.

Si lo que te pasa es que solo sois dos para jugar, no creas que no tienes ningún juego apostad por  lo clásicos de nuevo. Podéis jugar al tres en raya, a las damas y para los arriesgados ¡el ajedrez!

Si lo tuyo no son los juegos, puedes organizar tu propio cine en casa.

Ya no puedes desanimarte si hace un mal día y te tienes que quedar en casa, hay muchísimos juegos que te pueden salvar para que pases una tarde entretenida.

Posts relacionados

Deja tu comentario