Recetas

Receta de carpaccio de tomate con pesto

El tomate se está despidiendo de su temporada. Por eso, nosotros queremos darle todo un homenaje con una receta sencilla, pero que te sorprenderá por su contraste de sabores e intensidad. Se trata de un carpaccio de tomate con pesto.

Para los tomates, puedes elegir unos para ensalada. Es muy importante que estén duros, lo que no quiere decir verdes. Es decir, tienen que estar en su punto justo de madurez para conseguir láminas finas.

Un carpaccio no es ni más ni menos que una elaboración que consiste en cortar muy finamente el producto que da nombre al plato. De esta forma, podremos hacer un carpaccio de buey, champiñones, pulpo, mango… ¡Prácticamente de lo que quieras! Nosotros nos hemos decantado por uno de tomate.

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Dificultad | Fácil
Personas | 2

Ingredientes

2 tomates, 1 ramillete de albahaca fresca, 1 puñado de piñones, 30 g de queso parmesano, 1 diente de ajo, aceite de oliva virgen extra y sal.

Cómo hacer carpaccio de tomate con pesto

Empezaremos con la elaboración del pesto. Es un pesto clásico y a partir de él se pueden hacer diferentes versiones. Lo suyo, de hecho es hacerlo en un mortero, pero si no tienes uno, no pasa nada por hacerlo en batidora.

En un vaso de batidora pondremos la albahaca fresca, un buen ramillete, pero solo las hojas. Añadiremos el diente de ajo, la sal, los piñones, el queso rallado y un chorro generoso de aceite de oliva virgen extra. Trituramos y vamos comprobando el espesor añadiendo aceite en el caso de que sea necesario. Al final, rectificamos la sal.

Por otro lado, con un cuchillo muy afilado, cortamos láminas muy finas de tomate. Como hemos indicado antes, necesitamos que el tomate esté maduro pero todavía duro para poder cortar las láminas correctamente. También podemos utilizar un corta fiambres, en el caso de disponer de uno en casa.

Consejos de presentación

Para presentar el carpaccio de tomate, hemos decidido hacerlo acompañado de unos cortes de la parte verde de unas escalonias o cebolletas. Además, le pondremos un poco de pesto y serviremos en un cuenco un poco más por si los comensales quieren servirse un poco.

¿Se te ha abierto el apetito ya? ¡A nosotros desde luego que sí!

Posts relacionados

Deja tu comentario