Recetas

Receta de fresas para San Valentín

¿Qué tienen las fresas que las hace tan especiales en San Valentín? Nos las podemos imaginar de muchas formas: con nata montada, con un poco de azúcar, con champán, bañadas en chocolate, como mermelada sobre una tarta de queso, solas… Y también, nos las imaginamos sobre esta tarta para San Valentín.

Fresas, crema pastelera y masa sableaux. Estas son las partes fundamentales de la tarta que te presentamos para que hagas y puedas sorprender de la mejor forma a tu pareja en San Valentín. Tal vez, la mayor complicación será preparar la masa sableaux, ¡pero con nuestras indicaciones seguro que te resulta sencillo!

Ingredientes

  • Para la masa sableaux, 250 g de harina, 150 g de mantequilla, 90 g de azúcar glass, una pizca de sal, 1/2 huevo, 25 ml de leche y una pizca de vainilla.
  • Para la crema pastelera, 500 ml de leche, 4 yemas de huevos, 100 g de azúcar, 40 g de maicena, 50 g de mantequilla y 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • Además necesitaremos 500 g de fresas.

Cómo hacer una tarta de fresas para San Valentín

Empezaremos haciendo la masa. Esta es muy parecida a una masa quebrada. Así que, si ya has hecho alguna antes, seguro que no te resultará complicado seguir los pasos.

¿Cómo se mide medio huevo? Muy sencillo, lo que haremos será batir un huevo entero y separar la mitad. La que sobra la utilizaremos para otra elaboración.

Formaremos un volcán con la harina y el azúcar lustre y en el centro ponemos los líquidos y el huevo. Con la punta de los dedos vamos mezclando poco a poco. Después pondremos la mantequilla, bien fría, en dados, y la iremos incorporando poco a poco del mismo modo.

Cuando tengamos la masa con todos los ingredientes bien unidos (no hay que amasar con la palma de la mano) la juntamos, envolvemos con film y dejamos enfriar al menos durante media hora.

Mientras tanto hacemos la crema pastelera. En un cazo ponemos la leche a calentar con la vainilla y el azúcar. Fuera mezclamos las yemas de huevos con la maicena. Cuando la leche esté caliente, añadimos un poco a las yemas hasta que quede bien fluida. Incorporamos esta mezcla al resto de la leche en el cazo.

Devolvemos el cazo sobre el fuego y, sin parar de remover, llevamos hasta el punto de ebullición. Una vez haya espesado la mezcla, sacamos y colamos para que quede bien fina y dejamos enfriar.

Estiramos la masa con ayuda de un rodillo. Para que no se pegue a la mesa pondremos un poco de azúcar glass (en lugar de la tradicional harina). Forramos un molde bajo, cubrimos con papel de aluminio y sobre este ponemos legumbres a modo de peso. A este proceso se llama hornear en blanco.

Introducimos en el horno a 180 ºC durante 15 minutos. Sacamos pasado este tiempo, retiramos las legumbres y el papel de aluminio y volvemos a hornear durante 10 minutos o hasta que esté dorada. En ese momento sacamos y dejamos enfriar. Cuando esté fría la sacamos del molde con cuidado.

Presentación

Cuando la crema pastelera esté bien fría, la esparcimos sobre la base de la tarta. Lavamos bien las fresas, las secamos, les cortamos las hojitas verdes, y las disponemos sobre la tarta. Tienen que ser bien bonitas para que la tarta quede impresionante. Y ya podremos deslumbrar a nuestro amor en San Valentín.

Posts relacionados

Deja tu comentario