Recetas

Receta de Roscón de Reyes

Todos los años lo incluimos entre nuestras propuestas de año nuevo, entre las que, cada uno de los que nos consideramos cocinillas queremos hacer. Te hablamos de hacer una receta de Roscón de Reyes. Siempre es un buen día para hacerla, así que, manos a la obra.

Si eres aprendiz en el mundo de la masas de bollería te resultará complicado. Si ya has hecho algún pan e incluso algún bollo, seguro que no te resultará difícil hacer tu primer roscón. Así que vamos con unos consejos previos.

Consejos para hacer el primer Roscón de Reyes

Por supuesto es mucho más sencillo hacerlo con una amasadora ya que la masa de roscón debe resultar húmeda y ligeramente pegajosa a las manos. Esto lo hace un poco más complicado que otras masas y suele ser motivo suficiente para que un principiante piense que hay que añadir más harina. Si se termina añadiendo más harina la masa del roscón resultará pesada y poco esponjosa.

El porcentaje de mantequilla es alto y cuanto más alto más tardará en subir la masa. Hay que tener tranquilidad ya que desde que se empieza a hacer un roscón hasta que se termina suelen pasar entre 8 y 10 horas mínimo.

A la hora de manejar la masa es bueno engrasarse las manos y la mesa de trabajo. Es un truco para que no se nos pegue y de ese modo poder trabajarlo mejor.

Para hacer el azúcar que queda por encima del roscón utilizaremos unos puñados extras de azúcar y la humedeceremos. Solo unas gotas de agua y mezclar, de esa forma quedan pegotes de azúcar que harán que parezcan joyas de una corona una vez cocido.

Es importante usar los ingredientes que os indicamos a continuación.

Para la masa, 500 g de harina de fuerza (aproximadamente), 80 g de azúcar blanco, 40 g de azúcar moreno, 2 huevos, 50 ml de leche, 65 ml de agua, 5 g de sal, 1/2 ralladura de piel naranja, 1/2 ralladura de piel de limón, 1 cucharadita de agua de azahar, 1 cucharada de ron negro, 8 g de levadura de panadería instantánea (25 g de levadura de panadería fresca), 125 g de mantequilla.
Para decorar, calabazate, naranja confitada, limón confitado, cerezas confitadas, granillo de azúcar, almendra en granillo, una sorpresa, un haba, etc.

Cómo hacer un Roscón de Reyes

Para hacer la masa de arranque utilizaremos 125 g de harina y 65 ml de agua y la levadura. Mezclamos bien esta masa y dejamos tapada hasta que aumente de volumen.

En el resto de la harina añadimos todos los ingredientes menos la mantequilla y la masa de arranque. Mezclamos bien todos los ingredientes, que queden bien unidos. Y dejamos descansar esta masa.

Añadimos la masa de arranque y la mantequilla poco a poco mientras amasamos. Antes de añadir un poco de mantequilla mezclaremos la otra bien, que quede muy bien incorporada. Engrasamos un bol con un poco de aceite, formamos una bola con la masa y la dejamos tapada, que aumente de volumen de nuevo. El tiempo dependerá de la temperatura final de la masa, de la temperatura de la habitación, etc.

Al aumentar podemos desgasificar la masa, amasándola un poco y dejar que vuelva a aumentar de volumen o bien formamos los roscones. Con esta cantidad de masa saldrá para dos roscones.

Para hacer el roscón formamos una bola, introducimos el dedo gordo en el centro y vamos separando y estirando poco a poco. Una vez que esté formado lo ponemos sobre papel de horno y dejamos que aumente el volumen de nuevo. Podemos humedecerlo ligeramente para evitar que se seque.

Una vez que haya doblado el tamaño lo decoramos e introducimos en el horno precalentado a 190 ºC durante nos 15-20 minutos hasta que quede dorado.

Sacamos, dejamos enfriar y a comer. Si lo quieres rellenar de nata montada te aconsejamos que lo hagas al día siguiente, ya que estará menos esponjoso y será más fácil de partir y rellenar.

¡Felices Reyes!

Posts relacionados

Deja tu comentario