Recetas

Receta de tartar de salmón y aguacate

Estamos en pleno veranillo de San Miguel. Ya sabes que se caracteriza por mañanas frescas y tardes calurosas. Así que, ¿por qué no dejamos de lado los estofados y cocidos y nos ponemos manos a la obra con algunas recetas refrescantes?

Hoy, te traemos un tartar de salmón y aguacate, que además de vistoso, por su presentación, será toda una sorpresa en la mesa por su sabor con toques asiáticos.

Un tartar es una elaboración que tiene como ingrediente principal carne o pescado muy picados. Estos, se aderezan con diferentes ingredientes que modifican su sabor. En algunos casos lo intensifican dando toques picantes a la preparación.

Se dice que el tartar deriva de una forma de consumir carne seca por parte de los tártaros de la estapa asiática.

Estos ponían la carne seca entra la montura y el caballo para que con el trote diario se ablandase y pudieran comerla. Aunque, como verás en nuestra receta, poco o nada tiene que ver con esta forma de consumo.

Tiempo de elaboración | 30 minutos
Dificultad | Fácil
Personas | 4

Ingredientes

400 g de salmón limpio de piel y espinas, 1 aguacate, 1 limón, jengibre fresco, aceite de sésamo, 1 cebolleta pequeña morada, una ramita de eneldo fresco y sal.

Cómo hacer un tartar de salmón

El salmón no le gusta a todo el mundo. Si es tu caso, te proponemos que sustituyas el salmón fresco por unos solomillos de salmón ahumado, si lo prefieres.

En el caso de comprar salmón fresco pediremos que nos lo pongan limpio, sin espinas ni piel. Aún así, lo revisaremos en casa. En la zona del lomo suelen tener unas espinas transversales que se notan con el tacto y son fáciles de quitar con unas pinzas.

Cortamos el salmón en dados de 1 cm de lado y lo reservamos en frío. Cortamos las cebolleta en dados pequeños, rallamos un centímetro de jengibre fresco sin piel y deshojamos un poco la ramita de eneldo.

Ponemos un bol grande con hielo y dentro un bol más pequeño con el salmón, añadimos la cebolleta, el jengibre, una cucharada de aceite de sésamo, el zumo de medio limón, el eneldo fresco y un poco de sal. Mezclamos bien todo y reservamos, de nuevo, en frío.

Cortamos el aguacate por la mitad, por su ecuador, y le quitamos la piel con ayuda de una cuchara. Después lo cortamos en láminas no muy finas. Para que no se oxide el aguacate lo humedecemos con zumo de limón. Por último nos dispondremos a montar el plato.

Sugerencias de presentación

Con ayuda de un aro de emplatar, pondremos varias capas de aguacate en el fondo y encima el tartar de salmón. Podemos apretar ligeramente y quitamos el aro. Encima decoramos con una ramita de eneldo fresco.

Posts relacionados

Deja tu comentario