Recetas

Las recetas de verano: un clásico del buen tiempo

ensalada de salmon

Hoy comienza el verano, y ¿qué mejor manera que dar la bienvenida a la nueva estación que con un buen menú? Por supuesto, nos estamos refiriendo a recetas muy veraniegas, fresquitas, ricas y por supuesto, saludables. En el post de hoy buscamos las recetas de verano que te ayudarán afrontar el calor durante los próximos meses.

El gazpacho andaluz, todo un clásico

Si hay un plato característico de esta estación, éste es, sin duda, el gazpacho andaluz. Además de por delicioso sabor, el gazpacho es la mejor opción para hidratarse en verano de la forma más saludable posible.  Recordamos su receta:

Ingredientes

Para hacer un buen gazpacho andaluz tienes que lavar bien todas las hortalizas. Quita el rabo a y las semillas al pimiento y pela el pepino. Cuando tengas todo esto hecho, trocéalos en porciones pequeñas.

A continuación, introdúcelo en el vaso de la batidora, añadiendo también el aceite, el vinagre y la sal. Ahora, ha llegado el momento de triturarlo todo hasta que no quede ningún trocito.

Cuando esté listo y pruébalo, por si tuvieras que corregir el aliño.

En el caso de que notes que queda muy espeso, prueba a echar un poquito de agua. Pero ten cuidado, porque puedes provocar que se quede un gazpacho muy aguado.

Al terminar, ponlo a enfriar en la nevera y tómalo cuando esté bien fresquito. Ya tienes lista una de las recetas de verano por excelencia.

Ensalada de gulas y salmón, para las noches de verano

Las ensaladas es otro clásico de las recetas veraniegas. Y es que con el calor a nadie le apetece estar en la cocina preparando platos laboriosos. Por eso, una ensalada rica y variada puede ser tu mejor aliado para las noches de verano.

Empieza la elaboración cortando en trozos pequeños la loncha de salmón ahumado y reserva.

Después, saltea las gulas en la sartén con un poquito de aceite y un ajo. Cuando estén listas, mézclalas con el salmón y déjalo reposar.

Una vez hecho, aliña con un chorro de aceite  y un poco de zumo de limón.

A la hora de emplatar, pon una cama con lechugas variadas y después incorpora la mezcla de salmón y gulas.

¡Uhmmmm, riquísimo!

Y de postre… ¡Sopa de melón!

El momento dulce del día también se tiene que adaptar a las nuevas temperaturas, por eso helados y granizados suelen ser la opción preferida para estar fresquitos. Pero si además de frío, el postre está hecho de fruta, muchísimo mejor. Por eso, nosotros te recomendamos que tomes ¡sopa de melón!

Para ello necesitas:

Si ya tienes a mano todos los ingredientes empieza a pelar y trocear el melón. Pon los trozos en un vaso de batidora y tritura.

Después, añade una cucharada de azúcar, una pizca de canela y una pizca de sal. Mézclalo muy bien y vierte la sopa a un recipiente.

Para finalizar, tapa el recipiente con papel film y mételo en el frigorífico.

Y mientras, prepara la salsa de fresas. Para ello, trocea las fresas y ponlas a caramelizar en un cazo con dos cucharadas de azúcar. Deja que reduzcan a fuego lento y cuando suelten el jugo, cuela y reserva.

Así, cuando la sopa ya esté fría y haya llegado el momento de servir, pon en cada plato la sopa de melón y vierte un poco de salsa de fresa.

Fácil, ¿verdad?

¿Y qué pasa si tú, tus hijos o cualquier otro miembro de tu familia o amigos es celíaco? Con estas recetas gluten free disfrutarán de un verano con mucho sabor.

Posts relacionados

Deja tu comentario