Recetas

Sopa de ajo, una de las sopas más sencillas y baratas

receta sopa de ajo

Con la llegada del invierno, lo mejor para afrontar las bajas temperaturas es tomar una sopa bien caliente. La gastronomía española ofrece un amplio abanico de opciones de caldos, pero quizá sea la sopa de ajo o sopa castellana, una de las más tradicionales. Debido a la temperatura a la que se sirve, entrarás en calor enseguida y gracias a sus sencillos ingredientes (agua o caldo, pan duro, pimentón, laurel, ajo, aceite de oliva y huevo escalfado) puedes hacerla en casa cuando desees sin gastar mucho dinero.

¿Quieres saber más de este plato? Te lo contamos

Esta receta tiene su origen en las tierras de Castilla, de ahí que se llame también “Sopa Castellana”, y donde a día de hoy se sigue tomando de manera habitual.

Aunque no se puede fechar su origen, sí se sabe  que ha formado parte de la dieta de las clases sociales más humildes desde hace siglos, de ahí que sus ingredientes sean tan básicos y económicos, además de energéticos, pues se utilizaba para conservar las fuerzas durante las duras jornadas laborales en el campo. En aquellos años, se desayunaba con un café bebido al alba y un par de horas después, para recuperar fuerzas, se tomaba la sopa de ajo, generalmente con uno o dos huevos dentro, que se cocinaban con el calor de la sopa.

Con el paso del tiempo, la sopa de ajo dejó de ser exclusivo de las familias más humildes para convertirse en uno de los platos más simbólicos de la gastronomía tradicional española. De hecho, aún a día de hoy es muy frecuente disfrutar de una buena sopa de ajo en Semana Santa o bien tras noches de mucha actividad.

Pero tomar sopa de ajo, además de su aporte energético, tiene otras muchas propiedades, que la hacen muy saludable. Según los nutricionistas, tomar sopa de ajo al amanecer, tras una noche de fiesta es beneficioso, pues es de fácil digestión y además actúan como emoliente y neutralizante de la mucosa estomacal irritada por los excesos de la noche.

Y ahora que ya sabes los beneficios de tomar sopa de ajo, no tienes excusa para no hacerla en casa.

Te contamos cómo:

  • Lo primero que hay que hacer es preparar los ingredientes: Pela el ajo y córtalo en rodajas. El pan duro hay que cortarlo en lonchas finas y no demasiado grandes, y el jamón serrano, en tiritas.
  • Pon en una cacerola el aceite a calentar a fuego medio. Añade los ajos y cuando doren un poco, retíralos y reserva.
  • Ahora, sube el fuego para que se ponga el aceite más caliente. Añade el pan que hemos cortado y remueve con una cuchara para que se impregne del aceite. Deja que se tueste un poco durante un par de minutos.
  • A continuación, aparta la cacerola del fuego y añade el pimentón. Remueve bien y añade el agua a temperatura ambiente (o el caldo de pollo). Pon a fuego medio bajo y añade los ajos que tenemos reservado, el jamón serrano y una pizca de pimienta negra (opcional). Deja al fuego 20 minutos.
  • Pasado este tiempo probamos de sal y vamos añadiendo poco a poco hasta que la sopa esté bien sazonada.
  • A continuación sube el fuego para que hierva la sopa. Cuando hierva casca los huevos y ve añadiéndolos uno a uno a la sopa. El calor de la sopa cuajará los huevos en poco tiempo. Cuando veas la clara blanca la sopa está lista, pero si quieres asegurarte de que la yema no queda líquida  deja a fuego medio unos 6 minutos y listo.

¡Qué aproveche!

Y ahora que sabes cómo hacer sopa de ajo, sabemos que te apetece algo calentito… ¿Qué tal una crema ligera de verduras al horno? Te contamos el paso a paso.

Posts relacionados

Deja tu comentario