Recetas

Tajine de pollo con albaricoques

Tajine de pollo con albaricoques

Este tajine de pollo con albaricoques es una receta deliciosa con los aromas de las especias marroquíes, la untuosidad y suavidad de un guiso hecho despacito y el dulzor de una fruta que anuncia la llegada del verano. ¡No te la pierdas!

Ingredientes para 4 personas:

  • Pollo (1 ud.)
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Mantequilla (1 nuez).
  • Cebolla (1 ud.)
  • Romero (1 cucharilla).
  • Jengibre fresco (1 trozo de 2 cm.)
  • Canela en rama (1 rama).
  • Albaricoques (8 o 10 uds.)
  • Miel de la alcarria (2 cucharadas).
  • Almendra laminada (un puñado).
  • Sal.
  • Pimienta negra.
  • Sémola de trigo para cuscús (140 gr.)

Paso 1:

Pela la cebolla y pícala en una juliana fina, es decir, en finas tiritas. Pica ligeramente el romero. Por otro lado, pela el jengibre y pícalo muy finito. Hay a quien no le gusta encontrarse en un guiso los trocitos de jengibre… en ese caso, rállalo. Reserva.

Paso 2:

Para hacer este tajine de pollo con albaricoques, calienta el aceite de oliva junto a la mantequilla en un tajín o, si no tienes tajine, en una cazuela amplia de base gruesa. Añade la cebolla picada, el jengibre y el romero. Saltea a fuego suave durante 5 minutos.

Paso 3:

Pasado ese tiempo, añade la rama de canela partida en varios trozos y los trozos de pollo salpimentados. Sube un poco el fuego y dóralos por ambos lados.

Paso 4:

Añade los albaricoques… abiertos por la mitad y sin su hueso y el ras al hanut.

Paso 5:

Para terminar, pon un poco de agua, solo lo suficiente como para que el guiso no se quede seco. Si dispones de un tajín, apenas será necesaria una pequeña cantidad de agua, pero si empleas una cazuela tradicional… entonces, añade un poco más, alrededor de medio vaso. Sube el fuego hasta que empiece a cocer, y entonces bájalo al mínimo y tapa el tajín.

Ingredientes de Tajine de pollo con albaricoquesPaso 6:

Deja cocer durante 35 o 40 minutos. Al final de la cocción, cuando apenas queden 10 minutos, añade la almendra picada, laminada o entera, como más te guste.

Paso 7:

Mientras se hace el pollo, prepara un cuscús sencillo. Para ello, pon la sémola en un bol y añade un vaso grande de agua fría. Remueve para que se mojen bien todos los granos. Inmediatamente después, escurren bien sobre un colador de trama fina la sémola.

Vuelve a poner la sémola húmeda en un bol, añade una pizca de sal y riega con aceite de oliva. Deja reposar 10 minutos. Trabaja bien la sémola con las manos durante un par de minutos con las palmas de las manos, para que los granos queden bien impregnados. La sémola debe quedar bien brillante.

Calienta agua (el mismo volumen que de sémola) y, cuando rompa a hervir, retírala del fuego y viértela poco a poco sobre la sémola. Cubre el bol con papel film y deja reposar la sémola durante 10 minutos para que crezca. El secreto para que el cuscús quede suelto es trabajar bien la sémola cuando está mojada con el aceite de oliva.

Presentación:

Lo ideal es llevar hasta la mesa el tajine de pollo con albaricoques hasta la mesa y servirlo allí. Sirve una porción de cuscús en el fondo del plato y, encima, el pollo. Una receta deliciosa.

Sugerencia:

No dejes de pasar por la sección de fruta fresca de tu tienda DIA más cercana y hacerte con los albaricoques. Para esta receta recuerda que cuanto más maduros estén, más rico saldrá tu tajine de pollo con albaricoques. Y como la temporada de albaricoques es muy corta… Si no los hay frescos, puedes usar orejones, que son albaricoques secos.

Esta y todas nuestras recetas las encontrarás en Demos la vuelta al día.

Posts relacionados

Leave a Reply