Recetas

Tarta de mascarpone y uvas

Dice el refrán que ‘Uvas y queso, saben a beso’. Pues esta tarta de mascarpone y uvas, no sólo sabe a beso, sino que sabe a beso apasionado. Y es que estamos ante una gran receta, lo que no significa una receta complicada. Una tarta de queso con fruta, uvas en este caso, pero muy ligera y fresca, gracias a la ralladura del limón. Toma buena nota, porque se convertirá en un as de tu recetario o un perfecto regalo para el Día de la Madre.

Ésta es sólo una sugerencia, porque en Demos la vuelta al día puedes encontrar muchas otras recetas para el día a día u ocasiones especiales.

Ingredientes

IMGL0346

  • Masa de hojaldre (1 placa)
  • Canela molida (1 cucharilla)
  • Azúcar (1 cucharada)
  • Sal
  • Queso mascarpone (120 g)
  • Queso cremoso (60 g)
  • Huevos (1 ud.)
  • Azúcar glas (25 g)
  • Limón (la ralladura de 3 o 4 uds.)
  • Esencia aroma de vainilla (8 gotas)
  • Uvas (rojas, 400 g)
  • Mermelada de ciruela (2 cucharadas)
  • Agua (2 cucharillas)

Paso 1:

En primer lugar, ve encendiendo el horno para que coja temperatura. Por otro lado, espolvorea ligeramente una superficie de trabajo con harina y, con ayuda de un rodillo estira la masa. Con cuidado de no romperla, pero debe quedar fina. Una vez la tengas, espolvorea con el azúcar y la canela, y estira de nuevo bien.

IMGL0289

Paso 2:

Pasa la plancha de hojaldre, con mucho cuidado al molde para tu tarta, y presiona con los dedos para ajustarla a este. De momento, no debes preocuparte por los bordes, simplemente ajústala.

IMGL0290

Paso 3:

Una vez que tengas la masa colocada, pasa el rodillo por la superficie del molde. Así, retirarás el excedente de masa y la superficie de los bordes quedará completamente lisa. El molde ideal para esta tarta es un molde redondo bajo.

Paso 4:

Cubre con papel de hornear y dispón por encima peso. Lo ideal es cubrir toda la superficie con garbanzos secos. Este es el mejor modo de que la masa se hinche. Mete en el horno, que ya estará caliente, durante 10 minutos.

Paso 5:

Transcurrido ese tiempo, saca la que será la base de tarta y retira las legumbre y el papel, con mucho cuidado para no quemarte. Casca el huevo con cuidado y separa la clara y la yema. En esta ocasión solo vas a utilizar la clara, pero no tires la yema, ya que la puedes guardar para alguna otra preparación. Pinta con la clara, la superficie del hojaldre. Vuelve a introducir en el horno durante otros 10 minutos o hasta que esté bien dorada.

Paso 6:

Saca la base de la tarta y deja enfriar completamente dentro del molde. Mientras tanto, puedes ir preparando el relleno. Para ello, por un lado, incorpora en un bol el queso marcarpone junto el queso cremoso. Bate con la ayuda de unas varillas para suavizar ambas cremas.

Paso 7:

Añade el azúcar glas al bol de los quesos junto la ralladura de limón y la esencia de vainilla. Vuelve a mezclar hasta integrar completamente los ingredientes.

IMGL0294

Paso 8:

Rellena la base con la mezcla de queso, ayudándote de una espátula para repartirlo uniformemente. Por otro lado, lava bien las uvas, pártelas por la mitad, y retira las pepitas. Coloca las uvas, de forma que cubran toda la superficie de la crema, con la mitad partida de cara al queso.

IMGL0295

Paso 9:

En un vaso, incorpora la mermelada y da un golde de calor en el microondas, con unos segundos será suficiente. Incorpora el agua y mezcla bien. Con la ayuda de un pincel, pinta por toda la superficie de la fruta. ¡Listo para comer!

IMGL0335

Presentación

Se trata de una tarta preciosa y deliciosa. Así que, no dudes en presentarla en el centro de la mesa. Dejarás con la boca abierta a tus invitados y cuando la prueben, sencillamente, levitarán.

Sugerencia

Prepara esta tarta de mascarpone y uvas con la masa de hojaldre congelada marca DIA. Tiene una textura y sabor suave y delicado. Da un resultado magnífico para todo tipo de recetas de reposterías. Lo único que tienes que hacer es sacarla del congelador una media hora antes de utilizarla, para que vaya atemperando poco a poco.

Truco ahorro

Los garbanzos que utilices para meter en el horno y que no suba la masa de empanada, se tostarán estando crudos y ya no podrás utilizarlos para nada, lo cual no significa que tengas que tirarlos. Guárdalos en una bolsita aparte, para la próxima vez que hagas una quiche o una tarta de frutas.

Posts relacionados

Deja tu comentario